«Estamos case igual que hai cen anos»

Los vecinos de Comoxo están hartos de los continuos cortes de luz. Ayer se vieron privados casi cuatro horas del suministro

.

ribeira / la voz

Hablar de la luz en Comoxo es como abrir la caja de los truenos. Los vecinos de este lugar de Boiro están hartos de que una semana tras otra tengan problemas con el suministro, unas incidencias que ayer sumaron su último episodio: estuvieron casi cuatro horas sin electricidad. El culpable, según explicaron desde la compañía suministradora Gas Natural Fenosa, fue un árbol que se cayó sobre el tendido y provocó la avería.

En esta ocasión, el incidente afectó a cerca de 150 abonados de las zonas de Macenda y Comoxo, donde ya se han habituado a darle a los interruptores y que no funcione nada. «Estamos case igual que hai cen anos. Imos ter que andar con velas todo o día», protestaba ayer Alberto Silleira, que reconocía que se han cansado de llamar por las numerosas averías y que no les den una solución. «Ademáis, moitas veces é pouca cousa, só uns minutos, e xa non chamas. Noutras ocasións non estás na casa e descóbrelo ao volver. Pero case todas as semanas hai algo», afirmaba resignado.

Según este vecino de Comoxo, el problema está en que toda la instalación que provee de electricidad a las viviendas es muy antigua y el mantenimiento brilla por su ausencia. «As liñas están como están e non veñen limpar ao redor, polo que as ramas e árbores acaban caendo e rompendo o tendido», explicaba Silleira, que también reconocía que «as facturas hai que pagalas igual e logo cobran o que cobran».

Negocios

Si estos cortes del suministro causan trastornos en las casas particulares, mucho más en los negocios que están instalados en este lugar de Boiro, en muchos de los cuales ya no saben calcular las pérdidas. «Es bastante habitual que se vaya la luz, y a veces estamos imprimiendo una valla de cuatro o cinco metros y nos quedamos sin electricidad a la mitad. El trabajo ya no nos vale de nada», afirmaban ayer desde la empresa ACV Gráfica. También explicaban que muchas veces las averías se producen coincidiendo con el mal tiempo, «pero la semana pasada hacía un sol espléndido y estuvimos dos horas sin luz», apuntaban, al mismo tiempo que criticaban el mal estado de las instalaciones. «Debemos ser el único sitio de Galicia en el que todavía quedan postes de madera aguantando de los cables».

También en el bar Comoxo lamentaban todos los problemas que les causan los continuos apagones, que les impiden poder utilizar los electrodomésticos y dar servicio a los clientes. «Uns días din que é porque hai unhas obras e tropezaron cun cable, outros días que é polo mal tempo, o caso é que hai cortes de luz todas as semanas», enumeraban desde este establecimiento hostelero del núcleo boirense.

Votación
2 votos
Comentarios

«Estamos case igual que hai cen anos»