Cortinas de humo


Este sábado pasé por las actividades que la Unión de Muchachas realizó en la desgastada calle Principal boirense -da gusto ver nuestra antigua aorta volver a palpitar- y aproveché para charlar con gente que hacía mucho que no veía. No les mentiré si les digo que vengo barruntando rendir las armas, dejarme arrastrar por la corriente rumbo al desastre, creo haberlo mencionado alguna vez aquí, y dedicarme a otras cosas. Pero después te encuentras con gente que te felicita, que te anima a seguir contra ese desgaste paulatino que es gritar en el desierto y esta sensación de sentir que eres mucho menos que una arenilla en esta duna de la confusión.

Puede que el apocalipsis llegue, quién sabe si desde Pyongyang o Washington. Poco podemos hacer más que aguardar y para estar entretenidos nos han dado el referendo de Cataluña. Se veía venir lo que está pasando con esta cortina de humo. Hace días han imputado al señor Gallardón, ex alcalde de Madrid y ex ministro de justicia, por presunto malversador en el caso Lezo, igual no se han enterado porque no se ha visto en casi ninguna portada. Puede que tampoco hayan conocido que han ardido unos juzgados valencianos en donde se guardaban archivos de casos de corrupción del partido del gobierno, o de que han prohibido una reunión en Madrid para hablar el susodicho referendo. ¡Una reunión! Eso sí, al torero tuerto que ha sacado una bandera fascista creo que no le ha pasado nada. Los dos pollos están bien. Suspiren, es lo que nos queda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Cortinas de humo