De la Mostra de Noia al «prime time»

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

La serie «Velvet» y el salto a Norteamérica lo colocan en la cima del audiovisual español

09 mar 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Hace dos décadas, la pizzería Venecia de Noia daba cabida al estreno de un corto. Firmaba el trabajo un chaval que ni siquiera llegaba a los 20 años, pero que ya tenía claro su sueño: triunfar en el sector audiovisual. Nadie podía imaginarse entonces que estaba siendo testigo de la primera producción de un guionista que en un futuro no muy lejano lograría enganchar a nada menos que 4,8 millones de espectadores con una serie televisiva, Velvet, emitida en prime time por Antena 3. Y ojo porque, a sus 38 años, la carrera de Ramón Campos se presenta imparable.

Ni siquiera el propio Campos podía imaginarse el futuro que le tenía preparado el destino: «Nunca pensei que o ía conseguir, pero teño que recoñecer que tiña moita ambición. Sabía que ou facía isto ou non tiña nin idea do que ía ser da miña vida. Iso si, desde un principio tiven claro que era un mundo complicado, sobre todo estando nunha pequena vila como Noia».

Y fue pasito a pasito, exhibiendo sus trabajos en certámenes, como la Mostra de Curtas noiesa, a la que apoyó desde sus comienzos, en 1999, y abriéndose paso a través de las televisiones autonómicas, primero con la ETB vasca y luego con la TVG, mediante series como Padre Casares o As leis de Celavella, en las que contribuyó durante el tiempo que estuvo trabajando en Voz Audiovisual.