La fotografía es un arte que también se hereda


Dicen que la fotografía es el don de saber captar el instante perfecto. Detrás de la cámara son capaces de hacer magia Manolo Blanco y Manuel Blanco. Padre e hijo llevan el arte en las venas y así queda demostrado en la exposición titulada DiferenciaDOS, que se inauguró en la casa de cultura Raquel Fernández Soler, en A Pobra. Nadie quiso faltar a este acto tan familiar. Grandes amigos de los artistas pudieron ver de cerca las setenta obras que no dejarán indiferentes a todos los que se acerquen al recinto cultural este mes de septiembre. Más que imágenes son emociones, y es que de las setenta fotografías, más de una treintena se inspiran en la procesión del Nazareno y en la devoción con la que la viven los pobrenses.

Emotivas palabras

De presidir el acto de inauguración se encargó Alfonso Cabaleiro, secretario xeral de Medios de la Xunta, que halagó el talento de los artistas. También arroparon a los fotógrafos el teniente de alcalde de A Pobra, Manuel Fontao; la concejala de Cultura, Asunción Torres y el senador José Luis Torres Colomer. Como no podía ser de otro modo, representantes del mundo de la cultura y profesionales de la fotografía se dejaron ver en la cita. Emilio Lavandeira y Xoán Soler quisieron retratarse con los protagonistas. A juzgar por las caras de quienes visitan la muestra, esta no será la última que compartan padre e hijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La fotografía es un arte que también se hereda