Paula busca su propio trofeo

Marzo puede ser un mes decisivo para avanzar en el tratamiento que sigue la niña, que ayer se colgó la medalla de oro de Pablo Cimadevila


Ribeira / La Voz

Que Paula es una campeona es algo que nadie pone ya en duda, pero aún le queda por delante un largo camino para lograr su propio trofeo, que no es otro que completar el tratamiento que sigue en Alemania y superar las secuelas de la agenesia sacra que padece. Por lo pronto, la pequeña, que estos días está en Boiro con su familia, luce los premios logrados por otros, como la medalla olímpica donada por el nadador Pablo Cimadevila para la campaña de captación de fondos de Paula. El propio deportista hizo entrega de la presea a la niña y a sus padres hace unos días, y ahora el oro logrado en Sídney espera en Boiro a ser subastado.

Son muchas las muestras de solidaridad que han recibido la niña boirense y sus padres, y también los donativos que permiten que en la cuenta de la pequeña haya ya más de 170.000 euros para su tratamiento. Sin embargo, lo recaudado no es suficiente, así que la lucha debe continuar. Mientras tanto, Paula sigue librando su propia batalla para poder andar y va mejorando paso a paso. Aunque todavía no se atreve a soltarse de la mano de su madre, resulta difícil seguirle el ritmo. Además, en Alemania tiene pocas oportunidades de jugar al aire libre y con otros niños, así que la visita a un parque infantil se convierte para ella en toda una aventura.

Su madre, María Jesús Santos, le dice que camine con pasos pequeños, pero la inquieta Paula hace caso omiso y da zancadas tan amplias como le permiten sus piernas. Comenta su madre que la niña mejora cada día, y que es la felicidad personificada desde que recuperó la movilidad y puede enseñarle a todo el mundo sus nuevos zapatos.

Sin embargo, poder ponerse de pie y empezar a caminar es solo una pequeña victoria en una carrera que se prevé larga y llena de obstáculos. De hecho, ahora que los médicos han logrado corregir la posición de sus extremidades para que pueda sostenerse sobre ellas, queda ver cómo responde su columna. Paula nació sin sacro y sin dos vértebras, de modo que será preciso corregir esa malformación para que su espalda se mantenga erguida.

El mes de marzo puede ser decisivo para la continuidad del tratamiento al que la niña se está sometiendo en Alemania, a donde se trasladó a vivir hace unos meses porque en España no hay experiencia en este tipo de casos. En unas semanas, la pequeña regresará al hospital para someterse a nuevas pruebas y, en función de como se encuentre, los médicos decidirán si es preciso iniciar ya las intervenciones para corregir el problema de la columna o si conviene esperar un tiempo.

Proceso largo

Decidan lo que decidan los facultativos que atienden a la pequeña, lo único seguro es que el proceso para conseguir que Paula se recupere por completo, si es que finalmente lo logra, se prolongará durante años. No en vano, será preciso que pase por el quirófano para que le coloquen implantes en la espalda a medida que vaya creciendo.

El objetivo son los 260.000 euros que se estima que costará el tratamiento completo de Paula. La solidaridad ciudadana ha permitido conseguir ya una buena suma de dinero, pero todavía falta. Quienes deseen efectuar donativos pueden hacerlo en Novagalicia Banco 2080-0311-15-3000161584.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Paula busca su propio trofeo