Un millón de dimes y diretes

La partida prometida y no ejecutada por la Xunta para el castro de Baroña en el 2009 ha generado otro enfrentamiento de PP y PSdeG


noia/la voz.

Las palabras se las lleva el viento. Y en el ámbito político cualquier documento firmado y sellado puede suponer el mejor de los escudos ante una acusación que busque mutar al imputado de héroe a villano. Esta, se podría decir que es la base que sustenta la última gresca entre el regidor entrante de Porto do Son, Pastor Rodríguez, y el saliente, Manuel Tomé. O lo que es lo mismo, entre el PSdG y el PP. Las lluvias pretéritas que han generado estos lodos verbales se remontan a agosto del 2009, cuando el entonces alcalde popular, Tomé, visitó la sede administrativa de la Xunta en Santiago para entrevistarse con el director xeral de Patrimonio, José Manuel Rey Pichel. En este encuentro, en el que participaron además de políticos, técnicos vinculados a la administración local y autonómica, Pichel, -según relata Tomé-, «se comprometió a aportar cerca de un millón de euros para el castro siempre que se aprobase el plan especial y se pusiesen a disposición de la administración todos los terrenos para la construcción de un centro de interpretación».

Este compromiso verbal fue tumbado en el pleno de septiembre del 2009 por el rechazo de BNG y PSdeG, «perdiendo una ayuda que ahora por el momento que vivimos ya es difícil que concedan otra vez», aseguraba ayer mismo Tomé. Sobre esta cuestión del millón de euros extraviado, hace pocos días el socialista Pastor Rodríguez afirmaba que «a Xunta négao, xa que non consta por escrito, que é como teñen que constar os acordos entre dúas Administracións». Unas palabras de las que Rodríguez asegura tener pruebas tras reunirse con Pichel el 25 de mayo en las oficinas de San Caetano, en Compostela.

Una tercera opinión

Llegados a este punto, en el que Tomé confiesa sentirse «indignado» por las dudas que Pastor Rodríguez creó sobre la existencia o no de ese millón de euros para Baroña que aseguró tener atado, cabe decir que testigos presenciales en ambos encuentros han reconocido a La Voz que «el compromiso del millón de euros existió realmente, ya que Pichel lo prometió. El problema es que no quedó constancia por escrito y no se llegó a concretar al no aprobarse el plan especial del castro».

Ahora, que parece que el Concello ya cuenta con el visto bueno de todos los propietarios afectados por este plan que busca la ordenación del suelo en el entorno del yacimiento, será aprobado en las próximas fechas. Una cuestión que para el alcalde socialista de Porto do Son justifica solicitar a la Xunta «ese famoso millón para continuar co proxecto no xacemento de Baroña». Sobre esta cuestión, el ex regidor popular opina que «se non o sacaron neste ano adiante é por que non lles interesaba aprobar un proxecto que eu promovín». Lo que sí parece seguro es que esta polémica tendrá continuación. ¿Tal vez en el pleno de mañana?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un millón de dimes y diretes