Unos 150 barcos se quedan en tierra por la veda del pulpo


Ribeira/La voz.

Ayer fue el último día de la temporada en el que los naseiros pudieron capturar pulpo. Ahora, el colectivo tiene que realizar un descanso obligatorio fijado por la Xunta de Galicia de cinco semanas con la finalidad de que la especie se recupere. Esta medida afecta directamente a unas 150 embarcaciones de la comarca y a más de trescientos marineros.

La mayoría de los armadores aprovecharán las próximas semanas para realizar labores de reparación y mantenimiento de sus barcos e, incluso, algunos aprovecharán para dedicarse a pescar con otras artes.

Un representante de los naseiros de Muros señaló que es necesario preparar la nave para la próxima campaña, por lo que la mayoría realizará labores de mantenimiento. Algunos «traballarán na ría coas betas para capturar pescada pequena, faneca e xarda».

El armador también hizo mención a que esta no es la veda que ellos querían, pues consideran que debería durar más tiempo, como mínimo dos meses, pues «con trinta días non se lle fai nada».

Por otra parte, indicó que la temporada no fue nada mala en cuanto a capturas, pero sí «moi mala no que se refire a prezos, pois estivo moi barato».

Otras actividades

La flota de Lira también empleará el paro para realizar labores de mantenimiento, aunque algunos aprovecharán para sacar los trasmallos al mar y coger algo de centolla, sargo y maragota. Los carnotanos también apostaban por una veda de sesenta días, pero «non foi posible», apuntaron desde la cofradía de Portocubelo.

En el muelle de Porto do Son, la situación es similar al resto de localidades, pues la mayoría de los barcos que se dedican a pescar cefalópodo con nasa todo el año aprovecharán las cinco semanas de descanso para realizar todo tipo de reparaciones y poner las embarcaciones a punto. Fuentes de la cofradía de la localidad indicaron que, aunque algunos armadores pueden dedicarse a otras artes, «moitos non o van a facer porque non compensa cambiar os aparellos, é un gasto enorme».

Los naseiros de Noia también intensificarán en las jornadas próximas la puesta a punto de sus lanchas. Además de las reparaciones, «moitos aproveitaremos para pasar as revisións de seguridade ás que nos obriga a Administración». Sobre la campaña que acaba de rematar, comentaron que «houbo bastante polbo, pero o problema vai ser cando volvamos porque teremos o mercado saturado con cefalópodo de fóra».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Unos 150 barcos se quedan en tierra por la veda del pulpo