Los concellos ingresaron la mitad de lo previsto por las licencias de obra

El término que recibió más dinero fue el boirense y en Ribeira logró superarse la estimación realizada


Los ingresos por la concesión de licencias de obra, básicamente procedentes de la edificación de inmuebles y la construcción de urbanizaciones, reportaron a las arcas municipales de la comarca en el 2009 la suma de 1,6 millones de euros. La cifra no es solo la más baja de los últimos años, sino que representa la mitad de la previsión efectuada por los gobiernos locales, que estimaron la recaudación por este concepto en unos 3,2 millones de euros. Aunque en la mayoría de los departamentos de contabilidad falta por computar el último trimestre del pasado ejercicio, parece difícil llegar a la cuantía prevista.

Según los datos aportados por los ayuntamientos, Boiro fue el municipio de la comarca que salió mejor parado, con 540.000 euros. La cantidad, sin embargo es inferior en 130.000 euros a lo que había estipulado el ejecutivo. Tampoco le han dado los números a Rianxo, que esperaba obtener 450.000 euros y se quedó rozando la barrera de los 100.000.

Malos cálculos

En A Pobra pronosticaron una caída bastante inferior a la que realmente se produjo. Los ingresos ascienden a 200.000 euros, lo que representa 400.000 menos de lo que había previsto el gobierno local.

A Ribeira, por el contrario, le han cuadrado las cuentas al alza. En sus presupuestos del 2009 consignó 150.00 euros, previendo el peor de los escenarios posibles. Finalmente obtuvo 237.000 que, en cualquier caso, están muy lejos de los tres millones de euros que llegó a percibir en los ejercicios del 2006 y el 2007.

Desplome

La crisis de la construcción constituye un duro varapalo para las economías municipales. El mejor ejemplo de lo que representa la situación actual es el análisis comparativo de los datos. En el 2006 y 2007, los ingresos por la concesión de licencias de obra tocó el techo de los diez millones de euros. Es decir, ocho más que los que llegaron el pasado ejercicio a las arcas locales.

En pleno bum constructivo, solo entre Ribeira y Boiro recaudaron cinco millones de euros por este concepto. El panorama comenzó a cambiar en el 2008, cuando entre los dos municipios solo rebasaron ligeramente los tres millones.

Ante esta situación, todos los gobiernos establecieron unas previsiones a la baja que, pese a todo, en muchos casos ni siquiera se han alcanzado. En Muros, por ejemplo, esperaban llegar a los 350.000 euros y, a falta de la liquidación del último trimestre, la cuantía percibida está por debajo de los 40.000.

Para el ejercicio actual, los cálculos son todavía más pesimistas. El alcalde pobrense, Isaac Maceiras, señala que la consignación para el 2010 será de 200.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los concellos ingresaron la mitad de lo previsto por las licencias de obra