Flores y música para no olvidar injusticias en Nebra y Eirón

En Mazaricos y O Son recordaron a varios vecinos que fueron asesinados

Xoán. R. Alvite

La tarde del viernes en Nebra (O Son) y la mañana de ayer en Eirón (Mazaricos) tuvieron mucho en común. En ambos casos, un grupo de vecinos, amén de organizaciones como la Asociación da Mocidade Independentista Galega (AMI) -que se citó en el término mazaricano-, se reunieron para rescatar del olvido dos injusticias históricas: la que llevó a la muerte a cinco vecinos sonenses hace ahora 91 años, por negarse a pagar unos tributos, y la que segó la vida de un residente de Eirón por defender la titularidad vecinal del monte comunal. Tanto en un lugar como en otro, flores, música y emotivas palabras presidieron los actos.

En Nebra, ante unas treinta personas -no faltaron a la cita los ediles no adscritos de O Son-, el presidente de la comunidad de montes, Santiago Suárez, fue el encargado de pronunciar unas palabras en honor de Francisca Carou, Ramona Suárez, Generosa Vidal, Rosa Cadórniga y Antonio Sobrado, las cinco personas que perdieron la vida por luchar contra un tributo que, años más tarde, sería eliminado. Luego, se colocó un centro floral delante de la placa que, cada día, desde que en el 2001 la familia Martelo se encargó de colocar el monolito, trae a la memoria a los asesinados.

Por su parte, en Mazaricos, ayer más de un centenar de personas, entre miembros de la AMI y vecinos, participaron en un acto de recuerdo a los vecinos del lugar que en el año 1963 se enfrentaron a la Guardia Civil, en defensa de la titularidad del monte comunal. En aquel conflicto resultó gravemente herido José Esperante París, vecino de la localidad, que fallecería a las pocas horas. Además, otros residentes pasaron dos años en la cárcel por este hecho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Flores y música para no olvidar injusticias en Nebra y Eirón