Murales de colores para endulzar los malos tragos

Dos artistas afincados en Vilagarcía llenan de historias las paredes del área de infantil de CHUS


vilagarcía / la voz

A Marthazul y a Augusto Metztli les duelen las enfermedades ajenas. Quizás esa sea la razón por la que estos dos artistas (ella vilagarciana, él mexicano, los dos residentes en la ría de Arousa) acaban siempre implicados en todo tipo de proyectos solidarios. Hace unos años, de la mano de la Fundación Andrea, entraron en el CHUS de Santiago para «endulzar» con sus pinturas las paredes del área infantil. En mayo de este año han vuelto al hospital de Santiago, cargados con cubos de pintura sanitaria y pinceles, para seguir llenando de colores y de historias las paredes de esas zonas. Y eso que Marthazul odia los hospitales, y las agujas. Pero cuando desde la Fundación Andrea los eligieron, hace ahora un año, para este proyecto, ni se les pasó por la cabeza decir que no.

Empezó su viaje por el centro hospitalario en el pasillo de oncología infantil. Una parada difícil, en la que se sorprendieron con la fortaleza de los pequeños enfermos, de los padres que se ponen una máscara para ocultar su propio dolor. «En oncología, la gente pasa mucho tiempo». Pensando en eso, en ese dramático anclaje temporal, decidieron Marthazul y Augusto utilizar su arte para ofrecerles la posibilidad de viajar, de dar una vuelta al mundo. De dar un paseo entre pingüinos en el polo Norte. De caminar por la muralla china. De disfrutar de los baboabs, o de las pirámides. Y de reflexionar mirando los barquitos de papel que flotan en el Mediterráneo, alegoría poética del drama de los refugiados. Y es que esa es una de las características de la pintura de Marthazul y de Augusto -de Augusto y de Marthazul-: El compromiso. El aprovechar cada pincelada para enviar un mensaje.

Cuando acabaron de ilustrar el pasillo de oncología, recogieron sus bártulos, pero no se fueron muy lejos. Las paredes de las habitaciones para niños y bebés, esperaban sus dibujos. Y con ellos, su bautizo. Porque, al fin y al cabo, eso es lo que ha logrado este proyecto. Rebautizar los cuartos, haciendo que lo que antes no era más que una sala inmaculada y fría se convierta en un lugar de ensueño. Ahora ya no hay números: está la habitación de los globos, la de las jirafas, la de las burbujas... Nombres que, seguro, ayudan a curar. Tal vez no los males del cuerpo, pero sí los del espíritu.

En las habitaciones para los más pequeños, optaron nuestros artistas por cargar sus pinceles con una cascada de imágenes evocadoras. En las de los niños de más edad decidieron convertir cada habitación en un cuento. En todos los casos, las paredes quedan impregnadas del carácter inconfundible de estos dos pintores, que disfrutan rompiendo barreras, desconcertando a los tópicos. Contando historias como la de Yostin, un niño mexicano que vive en una zona devastada por los huracanes y que, en medio de uno de esos infiernos de agua, utilizó un barreño para intentar salvar a todos los animales con los que se cruzaba. «Yostin es un niño que está enfermo, pero a pesar de ello fue capaz de ayudar», cuenta Augusto. Motivo más que suficiente para convertirse en un símbolo de lucha y empatía que bien merecía un hueco en esta historia de hospital. El dibujo de Yostin, por cierto, viajó mucho a través de las redes sociales. «Él mismo nos mandó un mensaje de voz dándonos las gracias», señalan los dos artistas.

En todos los murales que poco a poco van llenando de color y solidaridad y alegría el CHUS, aparecen siempre, en algún rincón, unos cascabeles dorados. Son un homenaje a Andrea, la niña que dio nombre a la fundación para la que trabajan los artistas. «Ella tenía unos cascabeles; los utilizaba para comunicarse». Y comunicar, y ayudar a que la gente se comunique, es precisamente lo que Marthazul y Augusto intentan hacer con sus murales. En todos ellos hay varios niveles de lectura. Varias perspectivas, para descubrir siempre una sorpresa. Una clave nueva. Una puerta a la esperanza. Ya lo cantaba Mary Poppins: con un poco de azúcar, las píldoras pasan mejor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Murales de colores para endulzar los malos tragos