Las fiestas de San Roque costaron 8 euros por cada vecino de Vilagarcía

Ravella considera que el programa fue un éxito que llenó de vida las calles

.

vilagarcía / la voz

El mes de agosto ha sido, en Vilagarcía, el de la consolidación del modelo de fiestas del gobierno que encabeza Alberto Varela. Así lo aseguró ayer la concejala Sonia Outón, responsable del programa desplegado antes, después, y sobre todo, durante San Roque. La edila, acompañada del también concejal Lino Mouriño, compareció ante la prensa para hacer balance de unas celebraciones que cumplieron con los requisitos que se había impuesto el ejecutivo: ser unas fiestas familiares, que invadiesen los espacios públicos, con espectáculos variados y gratuitos y en los que tuviesen su espacio los artistas locales. Todos esos objetivos, aseguran Outón y Mouriño, se han cumplido con creces. Se ha logrado, incluso, que la edición del 2018 haya sido la del «San Roque máis inclusivo», con el pregón y cuentacuentos con traducción simultánea al lenguaje de signos, y un punto lila en la noche del Auga contra las agresiones machistas.

Animación en las calles

«Durante as festas, e en xeral durante o mes de agosto, houbo moita animación nas rúas, moita xente a moverse por Vilagarcía», recordó Outón, quien apuntó lo difícil que resulta calcular el retorno económico de la inversión realizada por el Concello en estos eventos. ¿Y a cuánto ascendió la partida de gastos? Según los datos facilitados por Ravella, a 289.000 euros. Una simple división y obtenemos otra cifra: los ocho euros de gasto por vecino. Esa cantidad aún se reduce más si se descuentan los 64.000 euros de patrocinios: entonces el gasto per cápita sería de «poco más de seis euros». «Creo que tivemos as mellores festas co menor custe posible», asegura Outón.

Lino Mouriño, que ahondaba en esa idea, aprovechó también su comparecencia ante los medios para agradecer el intenso trabajo realizado por técnicos y operarios municipales, que durante los días de fiesta no han tenido descanso. El esfuerzo ha valido la pena, subrayaba Outón, por el retorno «tanto material como inmaterial» de la inversión. Y es que no solo cuenta el dinero que, en forma de consumo, queda en la ciudad. «As festas tamén teñen que valer para que a xente viva contenta. Iso é imaxe para esta cidade. A imaxe optimista e moderna que buscamos», concluye la concejala de Cultura.

El PP cree imprescindible un cambio en el modelo festivo

El PP de Vilagarcía ofrece una visión radicalmente diferente de las fiestas. Puestos también a hacer balance, los concejales populares aseguran que el programa y su desarrollo ha quedado muy lejos de ser sobresaliente, y eso pese a que las arcas municipales están atravesando un momento dulce. Elena Suárez considera que «el nivel general ha estado por debajo de lo esperado» y que ha habido días en los que «municipios vecinos nos han ganado la batalla del público y de los conciertos». A juicio de los populares, la propuesta festiva formulada por Ravella «tiene mucho margen de mejora». Y creen imprescindible que en los próximos años se apueste por «rediseñar, mejorar y completar nuestras fiestas».

Desde el PP se refieren, también, al gasto realizado, y en concreto, a cuatro contrataciones que consumieron 150.000 euros: los conciertos de El Cigala y Tequila, el Combate Naval y el programa del Festiclown.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las fiestas de San Roque costaron 8 euros por cada vecino de Vilagarcía