Propietarios privados intentan vender a los comuneros sus montes

Varias entidades reciben ofertas de titulares que no saben qué hacer con sus fincas


vilagarcía / la voz

Demasiado lejos del monte. Así vivimos la mayoría de nosotros. Esa es la causa fundamental por la que superficies cada vez mayores se ven abocadas al abandono, a la maleza, al riesgo de ser pasto de las llamas. Cada vez más concienciados de ese peligro, pero al mismo tiempo incapaces de tomar las riendas de sus propiedades, los particulares han comenzado a dirigirse a las comunidades de montes para hacerles una propuesta: que adquieran sus terrenos. Así lo confirmaron ayer representantes de varios de estos colectivos en Vilagarcía de Arousa.

El perfil de quienes intentan colocar sus terrenos suele repetirse. Es el de alguien que no vive ya en la aldea y que a duras penas es capaz de situar sus posesiones en el mapa. O el de personas que, ya con una cierta edad, no saben qué hacer con unas propiedades que no interesan a sus herederos. Así lo cuenta Xurxo Abuín, presidente de la comunidad de montes de Rubiáns. Esta entidad celebró este fin de semana una asamblea en la que se aprobó, entre otras cuestiones, la adquisición de dos parcelas para incorporar a su patrimonio. Se trata, explica Abuín, de dos terrenos lindantes con monte comunal y que tienen valor estratégico para la comunidad, ya que permitirán mejorar accesos y ampliar parcelas pequeñas hasta un porte suficiente para mecanizar trabajos de limpieza y ordenación.

Pero las comunidades de montes no pueden atender todas las ofertas que hasta ellos llegan. Explica Abuín que «moita xente chega con unha relación de varias parcelas forestais das que non saben nin onde están, e localizalas non é fácil. Xa queda pouca xente que coñeza ben o monte». Gente que en muchos casos reside en el extranjero y que no tiene ni siquiera una pista de dónde buscar su terreno.

Dinero y trámites

También la comunidad de montes de Cea ha recibido ofertas para comprar monte a particulares. Hace algún tiempo, explica Julián Abuín, se concretaron varias de esas operaciones. Pero reconoce este hombre que en muchos casos, las propuestas que se reciben no tienen interés para la comunidad de montes. «Temos ofertas de máis», explica el comunero, quien señala que hay varios problemas que dificultan esas operaciones. Primero, la necesidad de dinero. «Ninguén dá o seu por pouco, as cousas non se regalan», apunta. En segundo lugar, señala el presidente de Cea a la complejidad de los trámites para poder cerrar las operaciones. «Se fóra fácil incluír as novas propiedades no comunal, igual se podía facer algo máis», razona este veterano conocedor del monte. Y aún hay un tercer factor a tener en cuenta: los espacios que pueden interesar a las comunidades tienen que tener valor estratégico para estas.

Pendientes del convenio para el cementerio

El sábado, los comuneros de Rubiáns lograron, por fin, celebrar asamblea. Hicieron falta tres intentos para reunir al número de asociados suficiente (30 % del total de convocados) como para adoptar una serie de acuerdos. Además de la compra de dos parcelas de monte privado, en el encuentro se facultó a la directiva para firmar el convenio con la Iglesia que permitirá poner en marcha el proyecto de ampliación del cementerio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Propietarios privados intentan vender a los comuneros sus montes