La caída de las inversiones en la comarca no tiene parangón en los trece últimos ejercicios

El Gobierno destina a Arousa una cantidad cuatro veces inferior a la de sus primeros Presupuestos


vilagarcía / la voz

La resaca que la presentación del proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para este año dejó ayer en el territorio de Arousa es importante. A excepción de la variante de Pontecesures y Valga, cuyo coste se calcula en 58 millones de euros, nadie esperaba que el documento del ministro Montoro recogiese grandes inversiones para la comarca. Con eso y con todo, los 1,5 millones de euros consignados agravan la previsión más pesimista.

Incluso a los regidores populares concernidos por las cuentas, los de Valga y Pontecesures, les preocupa la ínfima presencia de su circunvalación común en el borrador que difundió el titular de Hacienda. Hay que remontarse a la época anterior al socialista José Luis Rodríguez Zapatero, trece ejercicios atrás, para encontrar una caída de este calibre. Es cierto que tanto Bello Maneiro como Vidal Seage se muestran conciliadores, pero no por ello el veterano regidor valguense deja de advertir que, con 20.000 euros, difícilmente podrá concluirse este año la redacción del proyecto constructivo.

Los dos cuarteles ausentes

En lo que concierne a Arousa, el esbozo que Montoro presenta para su negociación y debate en el Congreso es incluso inferior a las primeras cuentas que elaboró el equipo de Mariano Rajoy tras su llegada a la Moncloa. El ejercicio del 2012 deparó a la comarca siete millones de euros, cuatro veces más que ahora.

Teniendo en cuenta que un millón de euros corresponde a obras comprometidas por la Autoridad Portuaria de Vilagarcía y que los 200.000 euros asignados a la plaza de Cambados no podrán ejecutarse ante las dificultades de Portos de Galicia para aprobar su plan especial, la aritmética indica que el dinero consignado a proyectos con nombres y apellidos se limitará en Arousa a unos magros 300.000 euros.

Faltan, por ejemplo, los cuarteles de la Guardia Civil de Vilagarcía y Cambados, que han bailado en las cuentas durante años sin ningún resultado. En el caso de la villa del albariño, el compromiso de la Diputación permitirá rescatar el proyecto del naufragio. Mientras, Ravella, que cedió hace tiempo unos terrenos para albergar las instalaciones en Fontecarmoa, tendrá que seguir esperando. El alcalde de la ciudad, Alberto Varela, anunció ayer que su equipo trabajará para introducir toda una serie de alegaciones a través del grupo socialista en el Congreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La caída de las inversiones en la comarca no tiene parangón en los trece últimos ejercicios