Un fin de curso cargado de premios para los alumnos de Arousa

El colegio Baión triunfa con el cooperativismo, una química de diez en Valga y un as de las Matemáticas en las aulas del Faro das Lúas


vilagarcía / la voz

Se acaba el curso. Los más aplicados se llevarán a casa buenas notas y, algunos, además, premio. Los alumnos de segundo de Primaria del colegio de Sestelo-Baión (Vilanova) recibieron ayer uno de los galardones del programa Cooperativismo no Ensino durante un acto en el que no faltaron las autoridades. El alcalde, Gonzalo Durán, y el jefe territorial de Economía, Emprego e Industria de Pontevedra, Ignacio Rial, no salían de su asombro al comprobar las virguerías de las que son capaces los niños de siete años.

Los pequeños contaron con ayuda de los profesores, pero nadie les puede quitar el mérito de haber digitalizado una maqueta creando códigos QR y vídeos de realidad aumentada. Además de trabajar con las nuevas tecnologías, este proyecto les permitió trabajar valores y principios que inspiran el cooperativismo como la solidaridad, la participación y la solución de conflictos de forma pactada.

El premio le reportará al centro 1.500 euros para la adquisición de material y diploma y el alumnado pudo disfrutar de la obra A máquina do tempo, de Teatro Ghazafelhos.

En la otra esquina del municipio, en el IES Faro das Lúas, también tienen motivos para la celebración. José Valle González, de segundo de la ESO, ganó el segundo premio del concurso matemático Pangea, que se convoca a nivel nacional, y el viernes viaja a Madrid para recogerlo. Es la segunda vez que se presenta a esta convocatoria y, ahora sí, le salieron las cuentas. José es de esos chicos a los que las Matemáticas no le cuestan, ni mucho menos. «Con atender na clase, chégame», explicaba ayer, y, por supuesto, se ve lidiando con ellas en el futuro, aunque no necesariamente estudiando esta materia específicamente. «Non sei, farei algo de ciencias».

Sara Refojo ya ha resuelto el dilema. Esta valguesa de 27 años acaba de finalizar el Ciclo Superior de Química en Santiago y lo ha hecho, nada más y nada menos, que con un diez. La matrícula de honor le ha hecho ganar un premio a los mejores expedientes de Galicia y ahora va a probar suerte a nivel estatal. Entre tanto, ya tiene garantizada una beca de 850 euros y la posibilidad de recibir otras ayudas para seguir estudiando. Aunque de momento aparcará los libros porque hace dos años que encontró trabajo en el laboratorio de calidad de Aluminios Cortizo y allí espera seguir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un fin de curso cargado de premios para los alumnos de Arousa