El comercio abraza las rebajas para intentar salvar una Navidad negra

Muchas tiendas inician los descuentos antes de Reyes para aprovechar el último tirón


vilagarcía / la voz

En las calles más céntricas de Vilagarcía ya cuelgan los carteles de Rebajas. Hace unos años, esos heraldos de suculentos descuentos, servían para liberar los almacenes de los restos que en ellos quedaban tras la campaña de Navidad. Pero aquellos tiempos han quedado atrás. Las fiestas de diciembre son, cada vez, menos fiesta para los pequeños comercios. Y estas rebajas, más que una fórmula para acabar de liquidar restos, se han convertido en una fórmula desesperada de intentar «conseguir liquidez». Así lo ve, al menos, Rocío Louzán, la presidenta de Zona Aberta, la asociación de comerciantes de Vilagarcía. «Hay muchos comercios que ya han decidido iniciar las rebajas. Yo creo que es un intento por relanzar un poco las ventas después de una campaña que ha sido muy mala», razona. A quienes están detrás del mostrador se les impone, en muchos casos, la urgencia de conseguir liquidez con la que mantener a flote su negocio. Aunque eso suponga ajustar el margen de beneficio hasta hacerlo casi inexistente.

Las rebajas también han comenzado en algunos comercios de Cambados, donde la Navidad tampoco ha sido brillante. Desde Zona Centro, Juan Rey, confirma que el anticipo de estos descuentos es indicativo de que las ventas no han sido las esperadas, aunque para conocer los datos «habrá que esperar aún unos días». En todo caso, Rey considera que el comercio y la hostelería cambadesa no han tenido una gran Navidad por muchas razones. Una de ellas, que estas han sido unas semanas de luto en la villa del Albariño, y esa tristeza generada alrededor del Sin Querer Dos se ha contagiado también al consumo y ha amortiguado las ganas de fiesta.

Desde O Grove, Emgrobes echa las mismas cuentas. Aunque en esta localidad el número de locales que han optado por apuntarse a las rebajas antes del día de Reyes es menor que en las otras localidades, también los hay. Y en este municipio también reina la sensación de que la vieja Navidad, la que era capaz de movilizar el consumo, es cosa del pasado.

Cambios legislativos urgentes

Tirando de este hilo, volvemos a Vilagarcía, donde Rocío Louzán tiene claro, rotunda y desesperadamente claro, que «o cambian las cosas, o hay cambios legislativos importantes, o en un horizonte de dos años buena parte del comercio local estará cerrado». El pronóstico es de los que eriza la piel. La rotundidad con la que lo formula la presidenta de Zona Aberta no hace más que incrementar la desazón. ¿No hay nada que se pueda hacer? Louzán tiene claro que pocas armas le quedan al pequeño comerciante si no hay un cambio en las normas del juego. Si no se limita la posibilidad de los grandes de jugar con los precios a su antojo y no se controlan las ventas a través de Internet con un poco de rigor. «Nosotros seguiremos reclamando esos cambios porque son vitales». Y, obviamente, seguirán realizando campañas para intentar incentivar el comercio de proximidad. Esta Navidad lo han hecho, y han logrado llenar las calles de Vilagarcía con sus ofertas de ocio. «Fueron un éxito. Hubo mucha gente; y eso algo siempre se nota en las cajas».

Rocío Louzán augura que muchos comercios cerrarán si no hay cambios legales pronto

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El comercio abraza las rebajas para intentar salvar una Navidad negra