¿Hay esperanza para Esperanza?

Bea Costa
bea costa CAMBADOS / LA VOZ

CAMBADOS

Martina Miser

La asociación, que tiene su sede en Cambados, sigue en la cuerda floja por falta de recursos económicos

03 jun 2021 . Actualizado a las 10:21 h.

La historia de Esperanza Salnés es la de una lenta y larga agonía. La asociación de atención a personas con diversidad funcional con sede en Cambados lleva años arrastrando una penosa situación económica que en el 2021 la ha puesto al borde del cierre. Solo tiene liquidez para aguantar hasta agosto, coincidiendo con el fin del curso, y la gran pregunta es: ¿podrá reabrir sus puertas en septiembre?

Ante situaciones críticas como esta, siempre hubo una institución que saliese a su rescate y Esperanza pudo seguir su camino. Esta vez ya no quedan más palos que tocar. Los 15.000 euros que le concedió Vicepresidencia de la Xunta para este año ya están comprometidos; los 16.000 que le otorgó el Concello de Cambados están gastados y los 10.000 de la Diputación de Pontevedra no se pueden retirar de momento a la espera de cumplimentar el procedimiento administrativo previsto para esta línea de ayudas. Los 1.600 que concedió Ribadumia el año pasado y los 600 que aportó Meaño hace tiempo que se han consumido.

La directiva de la asociación tuvo ayer ocasión de dibujar exponer este negro panorama ante el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, el concejal de Servizos Sociais de Cambados, Tino Cordal, y el portavoz del PP cambadés y ex alcalde, Luis Aragunde, con motivo de la visita institucional realizada por el representante autonómico. Fue la primera aproximación de Luis López al trabajo que desarrollan en esta asociación, que tiene sede en Cambados pero nació con vocación comarcal. De hecho, de los 17 niños y adolescentes que utilizan sus servicios, solo seis son de la villa del albariño; otros seis proceden de Sanxenxo, dos de Ribadumia y el resto de A Illa, Meis y Meaño.

Conscientes de la precaria situación en que se encuentra la asociación, la directiva explorará nuevas vías que permitan mantenerla a flote pues, de otro modo, los usuarios perderían unos servicios y terapias «de primer nivel» que se pueden prestar a precios económicos gracias a la financiación pública. De otro modo, explica el gerente Augusto Chaves, las familias tendrían que recurrir a clínicas privadas que resultarían mucho más gravosas para sus economías. Esa es la baza que esgrimen desde Esperanza Salnés para solicitar un esfuerzo por parte de la administración, pues las iniciativas solidarias, que las hay y generosas, siguen siendo insuficientes para sostener su actividad. 

Chaves considera que la renión de ayer fue muy fructífera y no dejó de agradecer a la Xunta, particularmente al vicepresidente Alfonso Rueda, y al Concello de Cambados la apuesta que vienen haciendo en los últimos años por la continuidad de Esperanza Salnés.