Los adolescentes que arrancaron los bancos LGBTI de Cambados tendrán que volver a colocarlos

Serxio González Souto
serxio gonzález CAMBADOS / LA VOZ

CAMBADOS

El Concello convocará a sus padres para consensuar la medida

13 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Si es cierto aquello de que no hay mejor horma que la del propio zapato, convendremos en que tampoco hay vía más adecuada para reflexionar sobre la comisión de un acto vandálico que contribuir a su reparación. Este es el principio que el Concello de Cambados quiere aplicar para resolver el caso de los tres adolescentes que el fin de semana se llevaron por delante los dos bancos que el propio Ayuntamiento acababa de colocar para simbolizar el respeto a todas las opciones sexuales y la lucha contra el acoso escolar. Así lo expresó ayer la alcaldesa, Fátima Abal, quien es partidaria de buscar una fórmula que haga recapacitar a los chavales sin tener que recurrir a la clásica sanción económica que, al fin y al cabo, acabarían pagando sus padres, no ellos.

«A nosa intención -explicó la regidora socialista- é convocar os seus pais e as súas nais para poñernos de acordo e que eles mesmos colaboren na colocación dos bancos cando a xente do obradoiro a leve a cabo». Para ello, el Concello tendrá que dirigirse a las familias de los tres chavales que han sido identificados como los autores del estropicio y residen en Vilanova. «Todos os que temos fillos sabemos que os rapaces, ás veces, xúntanse en pandillas e fan o que non deben. Se pensasen o que estaban facendo, nunca gravarían un vídeo e o colgarían nas súas redes sociais», razona Abal.

La grabación y difusión de esas imágenes, en las que los chavales presumían de estar «limpiando Cambados» mientras introducían uno de los bancos en un contenedor de reciclaje de plástico, fue, precisamente, la vía que condujo a su identificación. La Policía Local contó, para ello, con la colaboración de varios ciudadanos que reconocieron a los protagonistas del vídeo. El mayor de ellos apenas tiene quince años, por lo que parece recomendable que mediten acerca de lo que significa lo que han hecho. Es más, Abal considera que Mónica Novás, la psicóloga del centro de información á muller, podría impartir una charla en el instituto al que acuden los tres adolescentes. Pero una cosa es esto y otra muy distinta que ellos mismos se vean acosados, cuestión que la alcaldesa pidió evitar a través de su cuenta de Facebook.