«Tengo más miedo ahora que cuando abrí el negocio, pero hay que dar el paso»

Bea Costa
b. c. CAMBADOS

CAMBADOS

Mónica Irago

10 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Vasi no va a esperar. Sabe que hay muchos factores que juegan en contra -entre ellos el clima, que se presenta lluvioso para las próximas horas-, pero él será de los que estrene la fase 1 con todas sus consecuencias. Desde hace tres años regenta la Taberna de Triana, en Cambados, y mañana inicia una nueva etapa. «Tengo más miedo ahora que cuando abrí el negocio, pero hay que dar el paso adelante, por nosotros y por todo lo que se mueve detrás». Se refiere a sus proveedores e incluso a los clientes, que muchos están impacientes por volver a tomar una caña y un arroz del Triana. Los preparativos han hecho que estas últimas horas fueran una locura para este rumano afincado en España desde hace 16 años.

Aparte de las mascarillas quirúrgicas que les regala Zona Centro ha comprado otras quince FPP2, que son las que ofrecen mayores garantías para el personal y para el cliente; ha tenido que encargar en la imprenta una remesa de manteles desechables que incorporan la carta; conseguir los dispensadores de gel hidroalcohólico y buscar secadores de manos para los baños, además de coger el metro para medir la nueva distribución de la terraza. Vasi aprovechó la cuarentena para pintar el local de arriba a abajo y en los próximos días tiene previsto cambiar la grifería del baño para colocar dispositivos con sensores, entre otros cambios. Lo hace, explica, para mejorar la seguridad de sus clientes. Sin embargo, sigue sin encontrarle sentido a la exigencia de tener que desinfectar continuamente las mesas y las sillas «cuando la gente se sienta en el banco del al lado y no pasa nada».

Vasile no deja de agradecer que su casero le haya dado una tregua con el alquiler del local y que se hayan congelado las tasas municipales, pero cree que toda ayuda es poca en las actuales circunstancias. «El Concello tendría que suspender los pagos durante todo el año», indica.