La Xunta da luz verde al primer plan de marisqueo conjunto de la ría

Las seis cofradías del sur desarrollarán en el 2019 otros 19 planes específicos


vilagarcía / la voz

No hubo sorpresas y el último boletín del Diario Oficial de Galicia (31 de diciembre) incluyó el plan específico de la Asociación Rañeir@s da Ría de Arousa dentro del Plan Xeral de Explotación Marisqueira para 2019. Será la primera vez que las cofradías arousanas gestionen de forma conjunta los bancos de libre marisqueo de Os Lombos do Ulla, O Bohído y Cabío y que actúen al amparo de una asociación creada ad hoc para este proyecto. Rañeir@s da Ría de Arousa nació para dar autonomía a las cofradías a la hora de organizar el trabajo y la vigilancia y conseguir, de ese modo, una mayor rentabilidad de estos bancos. Se autoriza la extracción de almeja en todas sus variedades -fina, babosa, japónica, bicuda y roja- así como berberecho, carneiro y relojito. La iniciativa nace con la bendición de la Consellería do Mar, pero sin consenso, ya que las cofradía de Carril y Vilaxoán manifestaron sus reticencias.

El plan específico estará en vigor durante 151 días, de enero a abril y de octubre a diciembre, y se pondrá en marcha de inmediato. De hecho, el presidente de la asociación Rañeir@s da Ría de Arousa, el rianxeiro Miguel Iglesias, ya envió una circular a todas las cofradías implicadas pidiéndoles que antes del 2 de enero confirmen, por escrito, su compromiso con este proyecto, que incluye un plan financiero «para contribuír ao mantemento dos gastos e investimentos necesarios para o desenvolvemento do plan de xestión, tales como adquisición de semente, contratación de persoal de vixilancia e asistencia técnica, gastos administrativos e de consultoría ou de investigacións e outros que puideran acordarse polo órgano reitor da asociación», según consta en el comunicado emitido a las cofradías.

A pie y a flote

Este plan constituye la principal novedad para el 2019, pero no es el único, ni mucho menos, que afecta a ría de Arousa.

La Consellería do Mar autorizó diecinueve planes de explotación para las cofradías de Cambados, O Grove, A Illa, Vilanova, Vilaxoán y Carril. Once para autorizaciones- a razón de dos por cada cofradía, a pie y a flote, con la excepción de Vilaxoán, que solo solicitó plan para la playa- y ocho para zonas de libre marisqueo, siendo Carril y A Illa las únicas que hacen doblete.

La almeja es la reina en el catálogo de especies autorizadas, pero hay otras muchas que podrán comercializarse en Arousa: berberecho, carneiro, navaja, ostra, lapa, caramujo, relojito, cornecho truncado y cornecho espinoso, estas dos últimas a propuesta de O Grove.

El plan que marca las directrices de trabajo en las rías gallegas para el nuevo año también establece las condiciones para explotar los recursos en zonas de libre marisqueo no sometidas a planes específicos, que afectan, por ejemplo, a la zamburiña y la volandeira.

En cuanto a los crustáceos, queda abierto el plazo para la captura de nécora hasta el 5 de enero y del 1 de julio al 31 de diciembre.

A nivel general, una de las principales novedades del plan xeral es que eleva a tres meses el período máximo de autorización de la actividad, frente al mes que se aplicaba hasta ahora, «o que simplifica os trámites administrativos para as entidades do sector», según indica la consellería. Mar aprobó un total de 97 planes de explotación en la comunidad autónoma, tres más que en 2018.

Los pósitos incorporaron 132 mariscadores el pasado año

Las jubilaciones y las bajas laborales merman cada año el regimiento de mujeres y hombres que salen al mar en busca de su sustento. Las cofradías piden el relevo, pero es la Consellería do Mar la que decide cuántos mariscadores y cuándo se incorporan a las agrupaciones. En el 2018 autorizó 132 pérmex entre las seis cofradías del sur de la ría de Arousa. La última remesa, de noviembre, corresponde a O Grove y permitirá que nuevos profesionales se incorporen a sus playas a partir de la primavera, previa realización de un curso de capacitación.

El marisqueo a pie ya no es cosa exclusivamente de mujeres ni de herencia familiar. Cada vez son más los hombres que arañan la arena con el rastrillo y más quienes llegan a este oficio con estudios superiores y sin haber visto a sus padres doblando el espinazo sobre el mar. Esto permite que se produzca un relevo generacional en un oficio al que se llega a los 65 años muy castigado por la dureza de las condiciones de trabajo; el neopreno no todo lo puede contra el frío y la humedad de una mañana de diciembre.

De los 132 pérmex autorizados, 109 corresponden al marisqueo a pie. El resto se distribuyeron entre el marisqueo a flote, solénidos y algas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta da luz verde al primer plan de marisqueo conjunto de la ría