El covid empieza a dar una tregua

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

La incidencia parece estabilizarse por fin en O Salnés y el Baixo Ulla

10 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

No es como para fiarse del bicho, con lo perseverante que es y la lata que nos está dando, pero parece que, por fin, el covid-19 comienza darnos una tregua en O Salnés y el Baixo Ulla. Eso, al menos, indica la incidencia a catorce días, que parece estabilizarse e incluso ha comenzado a bajar de manera notable en varias de las localidades. Cambados, uno de los municipios que está bajos las restricciones más duras, es uno ejemplo. Apuntaba su alcaldesa, Fátima Abal, que la Xunta les había comunicado los datos de las ocho de la mañana de ayer -en la web de Sergas aparecen los de las seis de la tarde del día anterior- y que, según ellos la incidencia había bajado de los doscientos casos por cien mil habitantes. Es decir, la mitad de la que presentaba hace unas semanas.

El panorama va mejorando, por lo tanto, poco a poco y mañana más de un concello estará atento al dictamen del comité de la Xunta para comprobar si cambia de color en ese mapa que guía el día a día de sus ciudadanos. El comité clínico se reúne mañana. ¿Qué tiene que pasar? Según indicó el Concello de Pontevedra, hay que tener menos de 150 casos a catorce días y menos de 50 a siete para aliviar las restricciones. Para eliminar el cierre perimetral hay que bajar de los 100 casos a catorce días, situación en la que está Vilanova, por ejemplo. Sanidade anunció el próximo cribado en la hostelería y en grandes superficies comerciales antes de Navidad.

Por lo demás, y en cuanto a los datos del área sanitaria, se mantiene la tendencia: bajan los casos activos, pero sigue habiendo nuevos contagios de covid. Según el informe de ayer, en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés hay 871 casos activos. Son 28 menos que el martes, pero se han dado 73 altas, por lo que la cifra de nueva infecciones es de 45. Del total de contagiados, hay 50 que necesitan atención hospitalaria. Son uno más que el martes. De ellos, 41 están ingresados en planta de tres hospitales (34 en Montecelo, 3 en Quirónsalud y 4 en O Salnés, en Vilagarcía), mientras que sigue habiendo nueve pacientes graves en la unidad de cuidados intensivos (uci) de Montecelo, que tiene una capacidad de diez camas. El resto de infectados, 821, están en aislamiento en sus domicilios bajo supervisión de personal de atención primaria al tener síntomas leves o ser asintomáticos.