O Grove no consigue reeditar el Obradoiro de Hostalaría da Lanzada

El alcalde muestra su disconformidad con la decisión de la Xunta


o grove / la voz

Los alumnos y profesores del Obradoiro de Hostalaría da Lanzada despidieron ayer el curso. Lo hicieron con la conciencia de haber superado todo un reto, el de aprender y enseñar en tiempos de pandemia. Con la certeza de que no corren los mejores tiempos para quienes han orientado su vida profesional hacia la hostelería, un sector especialmente castigado por el covid-19. Con la esperanza de que llegarán tiempos mejores, en los que valdrá la pena todo lo que han aprendido tanto quienes se han preparado para estar en las cocinas de bares y restaurantes, como quienes se han especializado como camareros de sala. El Obradoiro se cierra, además, con la amarga noticia de que, de momento, no tendrá continuidad. Así lo confirmó ayer el alcalde socialista de O Grove, José Cacabelos, quien no disimulaba su sorpresa por la decisión de la Xunta de «dejar fuera» de los proyectos aprobados el presentado por el Concello meco. «El argumento de la Xunta es que no llegamos a la puntuación... Es sorprendente, porque siempre fuimos muy bien puntuados en las ediciones anteriores, pero este año no. Además, había menos fondos para obradoiros y, por lo tanto, se aprobaron menos».

Cacabelos participó en el acto de clausura celebrado este lunes en A Lanzada, y al que también acudió el diputado Héctor Santos, por la Diputación, y la delegada de la Xunta en Pontevedra, Luisa Piñeiro. Ellos despidieron a los veinte alumnos-trabajadores que comenzaron hace un año la formación. Aunque no se reeditará de momento el Obradoiro da Lanzada, Piñeiro destacó que «a Xunta segue a apostar polo emprego na bisbarra do Salnés e por elo vén de aprobar unha decena de iniciativas entre obradoiros duais, para xóvenes e programas integrados que comezarán entre os meses de decembro e xaneiro». Esas iniciativas, tres de las cuales son de la Mancomunidade do Salnés, «beneficiarán a 285 persoas desempregadas cun investimento de 3,8 millóns de euros», según los datos de la Xunta.

Un curso marcado por la nueva realidad impuesta por el covid-19

El Obradoiro de A Lanzada debería haber terminado a mediados de agosto. Pero el calendario tuvo que ser variado debido al covid-19 y a los meses en los que las clases presenciales estuvieron interrumpidas por la pandemia. La irrupción de esta recluyó a alumnos y profesores en sus casas y los obligó, en muchos casos, a descubrir de forma acelerada las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. «Fue un reto enorme», dicen desde el equipo directivo del obradoiro. Pero el esfuerzo valió la pena.

De vuelta al centro, la actividad siguió sin ser normal: se habían acabado los desayunos, los almuerzos y las meriendas que el Obradoiro organizaba de forma periódica con todo tipo de colectivos de la comarca. Entre los proyectos que se quedaron en el tintero, un comedor social que ofrecía comidas a quienes quisiesen acercarse hasta allí, de forma totalmente gratuita. En todo caso, los alumnos están preparados para afrontar los retos profesionales que se les presenten cuando «todo esto» pase.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Grove no consigue reeditar el Obradoiro de Hostalaría da Lanzada