«Nuestro ADN es la venta en tienda, pero no queda otra que trabajar en Internet»

Agtamar-UPTA reconoció ayer los 25 años de trayectoria de un comercio que ha sabido crecer con los tiempos


vilagarcía / la voz

En los tiempos que corren para el pequeño comercio, «aguantar» es todo un éxito. Bien lo saben Félix y Lina, los responsables de Flips, una cadena de tiendas que nació en diciembre de 1994. La primera de ellas abrió sus puertas en Vilagarcía. Ahora, en la capital arousana hay dos de estos establecimientos, igual que en Cambados, pero Flips está también en Vilanova y en Pontevedra. Todo ello ha sido posible gracias al olfato que sus propietarios han tenido para ir adaptando sus negocios a los nuevos tiempos, a las nuevas costumbres, a los nuevos consumidores. «Olfato no sé si tenemos, pero lo que sí es verdad es que siempre intentamos ser muy dinámicos. Tiene que ser así. Si un negocio, después de 25 años, sigue haciendo las cosas como cuando abrió, con todo lo que cambió el mundo...». Félix, que es quien nos habla, reconocía ayer estar satisfecho y orgulloso por recibir el premio al autónomo del año que entrega Agtamar-UPTA. «Un premio siempre provoca satisfacción, pero en el contexto en el que estamos, con lo difícil que se ha puesto todo, lo recibimos aún con más ilusión».

Félix habla de aguantar, de resistir el envite de los nuevos competidores. Su estrategia de supervivencia -base de todo su crecimiento- pasó siempre por «buscar que el cliente salga de alguna manera recompensado por confiar en nosotros». En sus tiendas siempre se ha sabido jugar la carta de las ofertas. Ahora mismo, en Flips hay un área de «stock», con productos a precios rebajados entre un 70 y un 80 %. Esas rebajas suculentas atraen clientela y, lo que es más importante, la fidelizan. Porque, aunque lleguen atraídos por la promesa de descuentos, acaban descubriendo un gran surtido de productos y a unos profesionales «que son excelentes. Sin nuestra plantilla, Flips no sería lo que es, o sería otra cosa, probablemente peor», dice Félix.

La tienda que nació como «todo a cien» y evolucionó al paso de los tiempos ha dado, también, el inevitable salto a Internet. «Lo pensamos mucho. Vender online va casi en contra de nuestra genética. Nuestro ADN es la venta en tienda, pero vimos que para poder seguir aguantando teníamos que vender online». Y a ello se han puesto, con página web y una presencia constante en las redes sociales. La acogida «ha sido muy buena», explica Félix. A fin de cuentas, señala, «las cosas son como son», e Internet se ha convertido en una herramienta que les permite facilitarle la vida a sus clientes y acercarse a «muchos que viven fuera de Galicia, que nos conocen de cuando vienen en verano».

Con la división online en marcha y las seis tiendas físicas dispuestas a adaptarse a lo que haga falta, Flips se ha convertido en una marca que llega a los 25 años en un excelente estado de salud. El sentido de su nombre, para muchos, sigue siendo una incógnita. Pues no hay misterio: es un juego con las iniciales de sus fundadores.

El ejemplo de un negocio consolidado

La asociación de autónomos Agtamar-UPTA hizo ayer entrega del premio del autónomo del año a los responsables de Flips. Se lo conceden al considerar este negocio como un claro ejemplo de consolidación, de innovación y de acompañamiento de las nuevas necesidades del mercado. El presidente del colectivo, Eduardo Abad Sabarís, fue el encargado de hacer la entrega del galardón, un acto que tuvo lugar en Flips-Vilanova, la localidad de origen de los dos empresarios que la fundaron. foto mónica irago

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Nuestro ADN es la venta en tienda, pero no queda otra que trabajar en Internet»