La marea que sumerge Vilagarcía

En coche o en tren, cientos de personas comenzaron a llegar por la tarde a la capital arousana para no perderse nada de una nueva edición de la Festa da Auga


vilagarcía / la voz

Vilagarcía se convertirá, durante unas horas, en la Atlántida. La celebración de la Festa da Auga sumergirá a la ciudad temporalmente, cambiará su paisaje, transformará sus calles en canales en los que miles de personas -en bañador o con chubasquero, o con un disfraz, porque aquí no hay etiqueta- disfrutarán de una celebración declarada de Interés Turístico Nacional. Llega el día grande del verano vilagarciano. Y llega tras una noche que se preveía intensa: desde unos años a esta parte, la fiesta arranca el día 15, cuando los trenes depositan en la capital arousana a cientos de jóvenes que cargan bolsas llenas de botellas y expectativas de una velada sin fin. La playa y la zona TIR, donde este año sí se celebrará el festival de música electrónica H2O, son los puntos hacia los que estas numerosas pandillas ponen rumbo. Hacia allí se dirigían, también ayer por la tarde, quienes habían estacionado sus coches en los párkings disuasorios que rodean el centro urbano. Coches que, en muchos casos, acabarían convertidos en los refugios en los que se echar una cabezadita antes o después de cumplir con el bautizo del agua.

A las diez de la noche comenzó a desplegarse el operativo de seguridad encargado de velar por todos los asistentes a la fiesta. El centro de coordinación tiene su sede en las oficinas de la Fundación Galega Contra o Narcotráfico, en la plaza de Galicia, uno de los epicentros de la fiesta. Desde allí se coordinará el trabajo de los 22 efectivos de Emerxencias y Protección Civil -el triple de lo habitual- que trabajarán noche y día, el de los agentes de la Policía Local, que también serán reforzados, y el de la Policía Nacional, con profesionales llegados de forma excepcional desde Vigo para contribuir a que la fiesta transcurra en paz. No conviene olvidar, tampoco, que la Guardia Civil de Tráfico realizará controles de alcoholemia y consumo de sustancias psicotrópicas en los principales viales de acceso y salida de la ciudad.

Pero, además de los efectivos y cuerpos de seguridad, durante la noche el SPAD iba a desplegar una campaña de información sobre los riegos que entraña el consumo de drogas. Y durante esas horas también iba a funcionar el punto lila, desde el que agentes de Igualdad no solo ofrecían información, sino que estaban listas para prestar auxilio a las víctimas de cualquier tipo de agresión sexual.

El operativo de seguridad especial de San Roque no se desactivará hasta las cuatro de la tarde de hoy. A esas horas, aunque seguirá la fiesta en algunos puntos irreductibles, la mayor parte de la ciudad estará ya secándose al sol. Y se desplegará el grueso del operativo de limpieza, otro de los asuntos capitales tras la celebración de la Festa da Auga. A las siete de la mañana estaban previstas batidas en la zona de la playa y la TIR, y se calcula que los trabajos no acabarán hasta las siete y media de la tarde. Entre una y otra hora, 120 personas trabajarán sin descanso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La marea que sumerge Vilagarcía