La almeja de Carril ya tiene marca

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MARTINA MISER

La agrupación de parquistas acaba de presentar un «sello de confianza» para garantizar al consumidor final que lo que está comprando él son sus almejas

01 ago 2019 . Actualizado a las 17:58 h.

Era una vieja aspiración de los parquistas de Carril: lograr una marca, un sello, que les permitiese diferenciar en el mercado a sus almejas de todas las demás. Ayer, en el hotel Casal do Mar, los parquistas cruzaron por fin esa línea de meta: se presentaba en sociedad «Almeja de Carril. De los parquistas de Carril». Una marca registrada por la asociación que encabeza José Luis Villanueva y que pretende ser una herramienta que garantice el futuro de un sector peculiar en Galicia, con unas particularidades que lo hacen único en una costa rica y generosa.

La marca tiene un objetivo fundamental, el ser un sello exclusivo que únicamente podrán utilizar aquellos clientes de la lonja carrilexa que acepten las «condicións garantistas» exigidas por la agrupación de parquistas. Esta presentó el nuevo cuño en unas latas de conserva que para la entidad fabrica la conservera Friscos (Catoira). «Escollémola como aliada despois de ver como traballan, como elaboran as conservas, e as condicións nas que o fan... Pareceunos a axeitada», dijo Villanueva. La almeja producida en los parques de Carril será depurada en establecimientos pertenecientes a socios de la agrupación y de ahí irán a la planta conservera.

Pero el nuevo sello tendrá, obviamente, más usos. Se utilizará, «por suposto», en la almeja fresca «que nós comercialicemos, e na de aqueles outros comercializadores que a vaian vender en fresco, pero sempre que se ateñan ás condicións garantistas que nós marcamos». Unas condiciones que se reducen, según explicó Villanueva, a un único deber: «As ameixas teñen que ser de Carril, forzosamente. Non se poden prestar, baixo ningún concepto, a ningún tipo de picaresca. O consumidor ten que poder confiar en que o que está mercando son as nosas ameixas».