¿Banderas azules sí, banderas azules no?

O Grove rompió en el 2016 con el organismo que concede las enseñas. Para el PSOE no aportan nada y EU apuesta por un sistema de gestión de playas. PP y PGD, en cambio, quieren su vuelta mientras el BNG pide rigor

a. garrido
o grove / la voz

Verano de 2016. La ADEAC, el organismo que concede las banderas azules, metió la mano en un avispero al querer forzar a O Grove a compartir con Sanxenxo la bandera azul de la playa de A Lanzada. Aquel gesto fue la gota que colmó el vaso de la paciencia del gobierno socialista de José Cacabelos, que llevaba años dudando de que el esfuerzo realizado para obtener esas enseñas valiese realmente la pena. Así que, desde entonces, en los arenales mecos no ondean los paños azules, lo que cíclicamente genera un debate encuadrado en la política turística del Concello.

PSOE

Un debate superado. El candidato a la reelección, José Cacabelos, sostiene una postura firme: «As bandeiras azuis non aportan absolutamente nada». El regidor culpa de la ruptura del 2016 «ao organismo privado que as concede, que foi inxusto co Grove e desprezou os veciños, meténdose en debates políticos». En estos tres años, afirma el regidor, «os turistas non só non presentaron ningún tipo de queixa por este tema na nosa oficina de información, unha das máis visitadas de toda a provincia, senón que este foi o período con máis afluencia de xente dos últimos dez anos». A Cacabelos le preocupa mantener un alto nivel de calidad ambiental y de servicios: «Praias que respecten o medio ambiente, que se limpan individualmente, sen maquinaria, conservando as dunas e a fauna, praias sen papeleiras que se convertan en puntos limpos, respectuosas e sensibles, cunha accesibilidade mellorada, con socorristas con mellores medios, con desfibriladores nas cinco praias principais...». El resto, concluye el número uno del PSOE, «é non ter máis vista sobre o turismo que as bandeiras azuis e Fitur», algo que observa particularmente en el PP.

Partido popular

Un distintivo reconocido a nivel mundial. Beatriz Castro mantiene una opinión radicalmente distinta a la de su oponente socialista: «Bandeiras azuis, si, porque son un distintivo de calidade que a xente recoñece a nivel mundial, que garante o perfecto estado de mantemento, a boa calidade das augas e a adecuada prestación de servizos durante a época estival». La candidata popular subraya que ADEAC, la fundación que las otorga, no cobra por ello, y que, si el PSOE optó por romper con ella, fue por «ocultar a súa incompetencia ou porque, simplemente, prefiren non investir en limpeza e seguridade nos nosos areais». Los populares acusan al Concello de no tener socorristas más que entre el 1 de julio y el 31 de agosto, de no preocuparse por que A Lanzada cuente con un chiringuito «imprescindible» en su parte central. «A xente non quere as liortas que monta o señor Cacabelos, senón servizos e diálogo».

Esquerda unida

Lo importante es la calidad. José Antonio Otero pide una reflexión más profunda que un mero sí o no. «Estamos totalmente a favor do mantemento e da limpeza dos nosos areais, e de dotalos de servizos e accesos que se adecúen as características de cada unha delas». Para el candidato de EU, esta apuesta por la calidad es fundamental, más allá de un diseño que fue importante en su día: «Hoxe o que necesitamos é un sistema de xestión da calidade das praias, normas ISO, Q de Calidade, ou certificación europea EMEAS, que ademais dun distintivo aporte un plan de xestión que nos permita traballar nos areais todo o ano». Por cierto, Otero recuerda que ADEAC carece de ánimo de lucro, pero sí cobra a las instituciones por la gestión de sus galardones, que deben ser renovados cada año: «Cada vez máis localidades do litoral cuestionan as bandeiras azuis por ser só un distintivo, como exemplo San Sebastián e La Concha; porque se temos que pagar por un galardón deberiamos, cando menos, recibir a cambio unha ferramenta para a xestión do recurso».

BNG

Información «sen mentiras». El BNG culpa de la pérdida de las banderas «ao alcalde e a un desencontro que non soubo xestionar, anunciando que se ían pola Q de Calidade, mentindo e incumprindo, algo moi típico nel». Heladio Outeiro, que se muestra muy crítico en este tema, considera que es el momento de «deixar de mentir e enganar» para decidir qué servicios se van a prestar en las playas y señalizarlos. «Se é preciso cun código propio, pero con información e rigor».

PGD

Un distintivo es imprescindible. Félix Lamas da un sí rotundo a las banderas azules. «Temos o privilexio de contar cunhas praias inmellorables e debemos ter un distintivo internacional que as recoñeza e prime os valores ambientais. O que non podemos facer é quitar o que tiñamos e non poñer nada». Lamas defiende unos servicios de la máxima categoría, y acusa al PSOE de actuar con una doble vara, «pois o plan estratéxico da Deputación si recolle as bandeiras».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Banderas azules sí, banderas azules no?