Traficando con queso relleno de cocaína

La policía intercepta tres piezas lácteas con 200 gramos de droga que un vecino de A Illa de Arousa pretendía enviar a la localidad de Benasque, en Huesca


vilagarcía / la voz

Se llama operación Esquí, una denominación que parece inspirada en el lugar donde se recibía la cocaína, la localidad de Benasque (Huesca), donde, al fin y al cabo, están acostumbrados a la nieve. El Cuerpo Nacional de Policía la dio ayer por cerrada, tras detener a dos individuos, un vecino de A Illa de Arousa y un oscense, acusados de traficar con el polvo blanco, que camuflaban en el interior de quesos.

Quien remitía los quesos sorpresa era el individuo que reside en el municipio arousano, un hombre de 37 años que carecía de antecedentes policiales. Los agentes del grupo de tráfico medio de estupefacientes de Pontevedra tuvieron conocimiento de una serie de envíos sospechosos entre Galicia y Aragón, que el sujeto realizaba a través de una empresa de paquetería radicada en Vilagarcía de Arousa. El receptor del material era un familiar suyo, con domicilio en Benasque, sobre el que tampoco pesaban referencias delictivas.

Perfectamente camuflados

Cuando los investigadores interceptaron el último de los envíos, tres piezas de queso que acababan de ser depositadas en la oficina de Vilagarcía, descubrieron, ocultos en su interior, otros tantos paquetes que contenían doscientos gramos de cocaína. El arousano fue detenido el miércoles de la semana pasada, y su domicilio fue registrado a fondo tras la obtención de la correspondiente autorización judicial. Poco después, el grupo de estupefacientes de Huesca le echaba el guante a su compinche. Ambos detenidos fueron puestos a disposición judicial.

Aunque se desconoce el valor exacto de la droga, el precio del gramo de cocaína en la calle ronda ahora mismo los 60 euros, de tal manera que los tres paquetes que el vecino de A Illa pretendía enviar a Huesca podrían alcanzar los 12.000 euros.

Cuatro kilos en Lavacolla

Por otra parte, el servicio fiscal de la Guardia Civil en el aeropuerto compostelano de Lavacolla ha detenido a una mujer de nacionalidad peruana que entró en Santiago procedente de un vuelo desde Madrid y que fue interceptada con casi cuatro kilos de cocaína en su equipaje.

A los agentes les llamó la atención el evidente nerviosismo que mostraba A. P. C., que se había apartado por completo del resto de los pasajeros. Cuando le preguntaron por el motivo de su viaje a Santiago dio una respuesta esquiva que les hizo sospechar aún más, por lo que procedieron a efectuar un registro de su equipaje. Al abrir la maleta de la mujer, los agentes hallaron catorce planchas de espuma rellenas con una sustancia blanca que, tras ser sometida a la prueba de contraste, resultó ser cocaína. El valor fiscal de la droga incautada, que tenía un peso total de 3.957,7 gramos con el envoltorio, se ha fijado en 135.381 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Traficando con queso relleno de cocaína