El olor del papel, el olor del lápiz


Estoy a punto de coger vacaciones -ni yo misma me lo puedo creer-, y voy a hacer un viaje en avión. Como el equipaje tiene que ser mínimo, opté por llevarme, en lugar de un solo libro, una docena. Los que tengo en mi Ipad . O sea, que sí, soy una de esas traidoras que se pasó al libro electrónico, y he de reconocer que estoy encantada de poder leer en cualquier lugar, incluso en la cama con la luz apagada. Solo se resiente -lo admito- mi castigada vista. Y claro que me gusta el olor del papel, pero también me gusta el de los lápices y no por ello dejo de escribir estas líneas en un teclado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El olor del papel, el olor del lápiz