«Adaptar a norma estatal á nosa realidade»


El periplo de los representantes del PP por los concellos gallegos afectados por la Ley de Costas tiene que ver con lo farragoso de la cuestión y la necesidad de que los gobiernos locales, que son los que tienen que hacer la solicitud, estén perfectamente informados de lo que deben pedir en cada caso para regularizar el mayor número posible de viviendas.

Fue el viceportavoz del PP en el Parlamento de Galicia, Román Rodríguez, el que se encargó ayer de explicar un problema que arrastra décadas. Para empezar, «Galicia ten un solo de núcleo rural que non está recoñecido pola Lei de Costas». Y ese es el objetivo principal de la transitoria planteada, que se reconozca esa singularidad gallega.

Podrán acogerse a la misma los núcleos rurales construidos antes del año 1988 y que no estaban clasificados como suelo urbano. Los que tengan servicios y estén ocupados en un tercio de su superficie, podrán quedar delimitados como un nuevo núcleo rural. Si carecen de servicios se exigirá una ocupación de dos tercios si el municipio tiene plan urbanístico, y un 50% si no lo tiene. La transitoria permitiría, en estos casos, bajar la zona de servidumbre de 100 a 20 metros.

A la hora de hacer la solicitud depende también de si el núcleo está ya delimitado; en ese caso el plazo para presentar las solicitudes es de tres meses, y ya empezó el 30 de mayo. Si esos núcleos no están delimitados como tal, el proceso es más complejo y se plantea un plazo de dos años. Al primero de los casos se adapta, por ejemplo, Vilanova. En O Grove, la mayoría se enmarcan en el segundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Adaptar a norma estatal á nosa realidade»