Un Fraga que ya no emula a Supermán y con más vigilancia


El Concello de Cambados se apresuró a la hora de limpiar la escultura de Manuel Fraga. El lunes por la tarde ya había sido fregada convenientemente por los operarios municipales para retirarle la pintura roja con que uno o algunos la disfrazaron este fin de semana. Con todo, no debió de ser tarea fácil porque en el bronce todavía quedan vestigios de la «S» de Supermán que le grabaron en el pecho y del tinte de la capa.

El alcalde Luis Aragunde explica que la celeridad no fue premeditada. Coincidió con que el lunes estaban los operarios limpiando con la máquina de agua a presión unos bancos en la zona próxima a Torrado y se aprovechó la coyuntura para limpiar la estatua de Don Manuel. Preguntado sobre si se van a adoptar medidas excepcionales para evitar que vuelvan a atentar contra la estatua, el regidor anuncia que se ha dado orden a la Policía Local para que intensifique la vigilancia en Torrado, aunque esta no podrá ser, ni mucho menos, permanente.

La figura de Fraga está a buen recaudo: guardada en el patio interior del parque, tras una reja, y en un recinto que se cierra por las noches. Los autores de las pintadas, de los que nada se sabe, tuvieron que salvar ambos obstáculos para poder acceder a ella.

La estatua queda libre de pintura

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Un Fraga que ya no emula a Supermán y con más vigilancia