Viñas y brotes arbóreos devorados


Los vecinos de Castroagudín calculan que son un centenar los caballos que pastan libremente en el monte Xiabre. La mayoría, procedentes de Catoira, Carracedo y Paradela. Los daños que provocan son cuantiosos. Tras los incendios del 2006, la Xunta subvencionó la plantación de árboles frondosos en una superfice de 2.000 a 3.000 metros, pero los jóvenes ejemplares fueron devorados por los équidos, que también se han alimentado en huertas y viñas. Los comuneros no piden que el ganado desaparezca, sino que sea controlado y correctamente identificado por sus propietarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Viñas y brotes arbóreos devorados