Dos proyectos «low cost» en Sar

Obradoiro y Gipuzkoa confrontan presupuestos de menos de 3 millones


SANTIAGO / LA VOZ

Si la clasificación de la Liga Endesa incluyese un mecanismo compensatorio para ponderar el balance de victorias y derrotas en función del presupuesto, los dos equipos que se verán las caras esta tarde en Sar (19 horas, Movistar TV), el Monbus Obradoiro (siete triunfos y ocho derrotas) y el Delteco Gipuzkoa Basket (seis y ocho) estarían muy arriba en la clasificación. Porque son de los pocos que tienen que ingeniárselas con menos de tres millones de euros en sus arcas: 2,8 los compostelanos y algo menos de 2,5 los donostiarras, que en verano recibieron de la Diputación el impulso que necesitaban para poder volver a la ACB (una aportación de 700.000 euros y un anticipo de 400.000 con cargo al siguiente ejercicio para hacer frente a la parte que le corresponde para este campaña en el ahora llamado valor de participación, que suple al fondo de ascensos y descensos que antes se abonaba en una sola cuota de 1,6 millones).

Intensidad y defensa

Tras pasar un año en la LEB, el GBC ha retornado con un proyecto austero y, tal y como significaba esta semana Moncho Fernández, ha acertado con la propuesta: «Han mezclado muy bien el saber de muchos jugadores con las ganas de otros». De esa combinación sale un equipo que destaca por su intensidad y su actividad defensiva. Y en las dos ultimas jornadas, saldadas con victoria, le está añadiendo un notable acierto en ataque: 99 puntos en Burgos y 89 en casa frente al Tenerife.

Esa es la receta que quiere aplicar en Sar su entrenador, Porfirio Fisac: «Debemos tener un objetivo claro, que es seguir por el mismo camino defensivo que hasta ahora y poder tener el acierto adelante de estos días. Es un partido para saber hasta dónde puede llegar nuestro grado de competitividad».

Kenny Cherry y Dani Pérez se reparten la dirección del equipo casi al cincuenta por ciento. Henk Norel es la clave de bóveda en el andamiaje donostiarra. Van Lacke, Jordan Swing y Daniel Clark completan el cinco. Y Agbelese, Fakuade y Mikel Salvó consiguen hacer que el equipo no se resienta en las rotaciones. Xabi Oroz y Pardina (que está lesionado) también tienen su pequeña cuota de protagonismo. Y la participación de los vinculados Beraza, Mikel Sanz y Azpeitia es más testimonial.

El Gipuzkoa Basket llega con viento de cola y velocidad de crucero, la que le proporcionan sus dos últimos triunfos y las buenas sensaciones en el juego. El Monbus Obradoiro se enfrenta a esa dinámica y a la suya, que es la inversa. Anhela reencontrarse con la victoria tras seis tropiezos consecutivos.

Fisac no se fía: «Su nivel de juego ha sido muy alto y se les han escapado varios partidos por detalles y mala suerte». Y otorga una gran importancia al choque de esta tarde: «Nos da una opción de ver el futuro de una manera diferente».

Sería la séptima victoria, las mismas que tiene el Obradoiro, que podría hacer suya la misma reflexión en clave de futuro, pero con otras connotaciones, las que se derivarían de un eventual octavo triunfo que se resiste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Dos proyectos «low cost» en Sar