Comercios cerrados el día que empezaba el Resurrection Fest 2020

Viveiro tendría que estar celebrando el festival, con 80.000 entradas vendidas, pero sus negocios cierran para apoyar a Alcoa


viveiro / la voz

Qué gran diferencia. Viveiro tendría que estar celebrando estos días el Resurrection Fest, el festival de hardocre y metal de referencia, entre los más reconocidos del mundo. 80.000 entradas vendidas. Pero la pandemia se ha llevado por delante este año el Resu, y en lugar de ver a Viveiro atestado, repleto de fans del rock llegados desde muy diversos países, y de ser esta zona el centro de atención de la música, tenemos calles vacías en apoyo a los trabajadores del metal, pero de otro metal, del aluminio.

A la pandemia derivada del coronavirus, ha venido a sumarse la crisis en Alcoa con el anuncio de cierre de la planta de Aluminio por parte de la multinacional. Dos crisis al mismo tiempo con efectos muy negativos en la economía de la comarca.

No hay animación ni ilusión, en cambió sí hay temor e incertidumbre. Los parques, que debían de estar repletos de campistas, están vacíos, y en lugar de sones rockeros retumbando desde Celeiro, hay solo silencio. El Resu nos tenía mal acostumbrados, aunque eso sí, podemos verlo a través de las redes en vídeos de ediciones pasadas que nos ofrecen desde la organización. Este año quedará en el recuerdo, pero la próxima edición del festival será más grande.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Comercios cerrados el día que empezaba el Resurrection Fest 2020