La trastienda de la política: los pactos

Ribadeo reclama un diputado y el PSOE vuelve al territorio de lo imprevisible con un contrincante de Darío Campos


RIBADEO / LA VOZ

Transcurrida una semana de las elecciones municipales, y con la vista puesta en el día 15, cuando se formarán las nuevas corporaciones municipales y se elegirán a los alcaldes, comienzan los días claves para avanzar en los pactos de gobiernos de los que dependen varias alcaldías de A Mariña.

De momento, poco o nada se ha hecho. Pero un relativo imprevisto ha venido a alterar el escenario político, al salirle al alcalde de A Pontenova, Darío Campos, un contrincante al cargo de presidente de la Diputación, el regidor de Monforte, José Tomé.

Detrás de este movimiento se intuye una persona clave en el PSOE lucense, Álvaro Santos, el secretario provincial, por sus discrepancias con la dirección del Partido Socialista de Galicia. En este juego de estrategias, en principio Santos respaldaría a Campos mientras Tomé sería el hombre del aparato regional. De hecho, en los últimos días ha ratificado su compromiso y sintonía con Gonzalo Caballero, el secretario xeral de los socialistas de Galicia, y con Pedro Sánchez. Y si bien es cierto que será la ejecutiva del PSOE de Lugo quien proponga al candidato a presidir la Diputación, la última palabra la tendrá Ferraz, la comisión federal de listas que dirige el ministro José Luis Ábalos.

Como es habitual en estos casos, los movimientos se suceden con discreción y astucia, sin declaraciones o midiéndolas mucho, en la trastienda de la política. A Mariña se juega mucho en este envite, por el peso que le da un mariñano, Darío Campos, al frente del ente provincial.

El PSOE comarcal ya se reunió la pasada semana, el martes en Alfoz, para valorar los resultados en las elecciones municipales. Entre los asistentes estuvo Álvaro Santos. Allí se habló y decidió quiénes serán los dos diputados en este mandato por A Mariña. Ambos estaban más o menos claros y el acuerdo fue total. Serán Darío Campos y María Loureiro, alcaldesa de Viveiro, que ocupará el puesto de Mayra García.

La alcaldesa de Trabada ya venía manifestando internamente desde hace tiempo (y recientemente en algunos mítines electorales) que tenía clara su intención de no repetir como diputada, tras unos años que para ella han tenido un alto coste personal. Mayra García había ocupado el puesto dejado por María Loureiro al dimitir tras la apertura del juicio oral por el caso Vestas, en el que finalmente resultó absuelta. Ahora volverá a la Diputación.

La duda estriba en quién será el diputado del BNG por A Mariña. Los nacionalistas tendrán tres, dos por Lugo centro y uno por la costa lucense. Lo más previsible es que sea de Ribadeo. El alcalde, Fernando Suárez, considera que el partido nacionalista tiene que reconocer los tres mandatos consecutivos por mayoría absoluta en una plaza de prestigio como Ribadeo (y una cuarta, anterior, cogobernando con el PSOE), y quiere aportar su experiencia para evitar desavenencias como las del anterior mandato, que derivaron en una ruptura del pacto de gobierno del PSOE con la pérdida de poder y de gestión que implicó para el BNG.

Pero con la renovada lista del BNG ribadense, no está nada claro quién ocuparía ese puesto. En Ribadeo está fresco el precedente de Rodríguez Andina, cuando fue vicepresidente de la Diputación y perdió la alcaldía. Entonces se achacó a la pérdida de contacto con la ciudadanía. Si Suárez va a la Diputación podría incurrir en el mismo error, al no haber una persona que al menos inicialmente le pueda suplir con las garantías que lo hubiese hecho Vicente Castro, que optó por no repetir en la candidatura.

Antonio Veiga

En este punto entra en juego otro político: el barreirense Antonio Veiga Outeiro, que en caso de entrar un diputado de Ribadeo debería dejar su puesto. Lo que ocurre es que el BNG tiene todas las posibilidades de gobernar en Barreiros, al ser la lista más votada, y Veiga podría al fin tener responsabilidades en el Concello siendo además liberado.

De todo ello se habló ayer en Foz, en la reunión del Consello Comarcal del BNG para analizar los resultados electorales.

María Loureiro, en solitario, pero implicando a los demás partidos

María Loureiro, alcaldesa de Viveiro, se muestra proclive a seguir gobernando como hasta ahora, en minoría.

Considera que su gestión se ha visto avalada por los viveirenses, al ganar votantes como clara fuerza ganadora.

«Pero igual que en este mandato que ahora acaba, es cierto que en determinados asuntos tenemos que llegar a acuerdos puntuales», apunta.

Añade María Loureiro que esa fue la tónica de su equipo de gobierno y recuerda que en los asuntos de mayor calado para el municipio tuvo por costumbre citar e implicar a los portavoces del resto de grupos políticos, política que tratará de mantener los próximos cuatro años.

En Barreiros, dispuestos a hablar

Todo apunta a que el BNG gobernará en Barreiros, pero la concejala socialista, Mari Carmen Veiga, quiere que su acta, como llave de gobierno, sea valorada. Tras sus declaraciones la pasada semana de que estaba dispuesta a hablar con todos, PP incluido, ayer reconocía que de momento nadie se ha puesto en contacto con ella. «Teño a axenda baleira. Se isto segue así, o día 15 verase a miña decisión. Todo o mundo me coñece e non vou actuar por capricho. Pero se estou na oposición fareino con todas as consecuencias. Supoño que se están cocendo cousas, os intereses de outras persoas», señaló.

Pero sí la llamarán. La portavoz nacionalista, Ana Ermida, manifestó que tiene intención de hacerlo, como un movimiento lógico tras las elecciones. «De momento non nos reunimos no BNG de Barreiros e tamén están as negociacións a outros niveis, provincial ou nacional. É normal que haxa un contacto entre o BNG e o PSOE de Barreiros, e vaino haber, sen máis».

Fran Cajoto no cierra la puerta a integrar al Bloque en el gobierno municipal de Foz

El futuro alcalde de Foz, el socialista Fran Cajoto, apuntó que tiene previsto establecer conversaciones con otros partidos políticos, «sobre todo co BNG». Considera que sería positivo un gobierno estable, con mayoría absoluta, y no cierra la puerta a integrar a otros partidos políticos. Pero lo hace con muchos matices: «Depende de moitas circunstancias, da súa opinión e da nosa».

Edmundo Maseda: «Imos falar e, se ao final o BNG non quere e temos que ir á oposición, aceptarémolo»

Esperando. Así está el alcalde de O Valadouro, Edmundo Maseda, quien confía en volver a contar con el apoyo del concejal del BNG, Eduardo Chao, para integrarlo en el gobierno municipal y alcanzar así la mayoría absoluta. «Somos socios naturais e, se xa tivemos un goberno xuntos que funcionou moi ben, por que non imos seguir, mellorando? Hai que falar, pero estou á espera de que o BNG se xunte e decida o que quere facer. Nós estamos preparados para todo, pero se non chegamos a un acordo ou o BNG non quere pactar e temos que ir á oposición pois aceptarémolo»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La trastienda de la política: los pactos