Compañeras de piso, rivales en la gran final

Ganó España, dejando una huella imborrable para todas: «Le cocinaré para que se anime», dice Luci sobre Jenny


BURELA / LA VOZ

Difícil bajar de la nube, complicado tomar tierra cuando todo el mundo te elogia y coincide en que has hecho historia. Es lo que les ocurre a las tres jóvenes jugadoras del Pescados Rubén Burela FS que disputaron la final del primer campeonato de Europa de fútbol sala femenino. Ganó España y Peque y Luci se colgaron las medallas de oro. Jenny, por Portugal, país anfitrión, se llevó la plata. Pero todas, ganadoras y perdedoras están ya en las páginas de la historia del fútbol sala femenino. Como rivales, al concluir la final, con la enorme emoción vivida, apenas tuvieron tiempo de conversar. Pero se da la circunstancia de que Luci y Jenny comparten piso en Burela, donde ya se reencontraron. Luci es la que mejor se desenvuelve entre los fogones y ayer, con cariño, apuntaba: «Ya le cocinaré en casa para que se anime».

Cuando llamo a Luci y a Peque las sorprendo camino de Vigo. Acuden a una recepción en la Federación Gallega de Fútbol Sala. Otro reconocimiento más. «¿Si hemos hecho historia? Bueno, por decirlo de alguna manera. Sabemos que hemos ganado y ya está, porque aún no hemos bajado de la nube», apunta Peque. «Fue todo muy bonito, muchos momentos especiales, jugando y ya desde el principio, en la concentración. Son tantos que es muy difícil quedarse con alguno porque vivimos muchas emociones, muy intensamente. Por eso no bajamos de la nube», coincide Luci.

Jenny es la otra cara de la moneda. «Está muy disgustada. Después de la final se fueron pronto y casi no nos vimos. Pero ya hemos estado hablando y está más tranquila. Es una gran jugadora, es muy joven, y seguro que llegarán para ella otras grandes victorias con Portugal», apuntaba Luci.

«La final para nosotros fue increíble, mientras que Jenny, claro, estaba fastidiada. Pero Portugal también hizo historia, dando una imagen buenísima, reuniendo a la gente del fútbol sala. Fue todo un espectáculo. Con el tiempo, Jenny valorará el haber disputado la final, aunque haya perdido, porque es un gran éxito y porque Portugal creo que está por méritos propios entre las tres mejores selecciones del mundo», añadió Peque.

Un éxito que, en el caso de las jugadoras mariñanas, no creen que tenga mayores consecuencias en su proyección deportiva, más allá de las personales. Y es así porque se consideran privilegiadas de jugar en el Pescados Rubén: «Nosotras estando en el Burela tenemos todo regularizado. Estamos en el mejor club. Pero sí creo que con esta victoria de España es el momento de que el fútbol sala español dé un paso adelante para seguir profesionalizándose, sobre todo que los patrocinadores no se involucren solo en el campeonato europeo, sino constantemente», apunta Peque.

¿Un momento para recordar? Ambas coinciden en no poder elegir: «Lo veníamos comentando en el coche. Es imposible quedarse con uno. Es toda la experiencia en sí», dice Peque. Y Luci añade: «No fue solo levantar la copa. Toda la concentración, desde el principio, fue muy bonito, tanto dentro como fuera de la pista».

«Vivirlo con Luci ha sido increíble. Ha sido una experiencia que nos ha unido todavía más. Lo hemos vivido juntas y solo con mirarnos sabemos qué decir», concluyó Peque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Compañeras de piso, rivales en la gran final