Un peligro para los conductores


Pasaba de las 21.30 horas el viernes. Arreciaban el agua y el viento a ráfagas esa noche. Nada más salir de Viveiro por el tramo de Magazos los vehículos que venían de frente ?muchos- nos advertían de algún peligro con cambio constante de luces.

Un árbol ?un eucalipto- había caído sobre las curvas de A Redoada. Solo se podía superar por un carril ?subiendo- y aún así era necesario invadir el arcén. Unos automovilistas alertaban a otros en una noche oscura y de bastante tráfico, en vísperas de la Semana Santa. Los coches iban en dirección a Viveiro por Ourol en filas largas -con camiones cargados de bauxita por medio- y fue un milagro que no se hubiera registrado un accidente.

Hemos denunciado más de una vez en estas páginas que las curvas de A Redoada, en Viveiro, son una «ratonera»; un peligro en días de temporal. Los eucaliptos están en los mismos márgenes de la carretera. No digamos ya en caso de incendio. No se tomarán medidas hasta que ocurra algún siniestro; pudo ser en la noche del viernes, cuando llegaban a Viveiro decenas de conductores dispuestos a disfrutar de unos días de vacaciones.

Nadie hace nada. Ribadeo da ejemplo. Xove da ejemplo. Cervo. Obligan a los propietarios de montes a mantener la distancia de las plantaciones tal como establece la ley. Y algunos otros ayuntamientos que sí están adoptando medidas similares. En Viveiro en la noche del viernes pudo ocurrir una tragedia en la «ratonera» de entrada a la ciudad.

El de la madera es un sector muy importante en A Mariña. El eucalipto dejó el pasado año 62 millones de euros aquí en la zona. Más razón para cuidar las normas (tal como se preserva el monte). Por civismo. ¿A quién corresponde vigilar este cumplimiento? ¿Por qué no se hace? ¿Valen más unos cuantos eucaliptos que una vida?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un peligro para los conductores