Ramón Pedrosa, el alfocense que condenó al patíbulo a Mariana Pineda

La Voz

A MARIÑA

Los absolutistas lo nombraron juez de Granada, pero acabó desterrado en 1835, con el ascenso de los liberales

05 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Fue uno de los tipos más odiados de la historia de España. Envió al patíbulo en Granada a Mariana Pineda, símbolo de la libertad y de las mujeres libres. Era un trepa -adulaba a los de arriba y machacaba a los de abajo para beneficiarse él- y por semejante hazaña gozó de dádivas algún tiempo. Pero no fue feliz. Vivió 13 años desterrado y murió en Roma en 1848.

Había nacido en el Pazo de A Escoura, en Adelán (Alfoz), un 20 de agosto de 1786. Se llamaba Ramón Pedrosa Andrade. Fue abogado de la Real Audiencia de Galicia y en 1823 los absolutistas lo nombraron Alcalde de Mondoñedo y, dos años después, Alcalde del Crimen (juez) de Granada.

En ese tiempo, en España proliferaban las actividades políticas liberales que eran duramente reprimidas por el absolutismo en el poder. El Ministro que lo nombró, Francisco Calomarde, le impuso dos misiones: una, abrir causa contra el Marqués de Cabriñana y otros masones; y otra, reprimir a todo liberal opuesto al régimen de Fernando VII.