El Día del Turista en San Ciprián

A MARIÑA

02 ago 2014 . Actualizado a las 16:59 h.

Tal como recordaba en un artículo en estas mismas páginas, el Centro de Iniciativas Turísticas de San Ciprián, está creado desde 1967, con su presidente el conocido periodista de Lugo, Francisco Rivera Manso. Sus primeras actividades son el día del turista, que se celebra en ese mismo verano con las siguientes actividades: Primera travesía a nado que ganan Michel Yber de Grenoble, que se encontraba veraneando en el yate de su familia anclado en la Concha, quedando segundo el veraneante Alfonso Bautista de Cáceres, que estaba alojado con su familia en el Hotel Pablo; y en damas, Rosina Salgado, siendo segunda Margarita Rey. Se celebra la elección de Miss verano, que recae en la señorita Berta Seoane, siendo el organizador de los eventos, Francisco Rivera Cela. Tiene lugar, la fiesta de disfraces, en la que son premiados, entre otros, los matrimonios Fernández Baltar- Mata Ramírez, y Mosquera Ferrando-Mata Ramírez, con su vestimenta de mexicanos. Por tanto, son 44 ediciones de la fiesta del turista.

Tras la etapa inicial en que Sánchez Carro hace y aprueba el estatuto del CIT, llega una segunda etapa, a raíz de la Orden del Ministerio de Información y Turismo (3671) de 8 de febrero de 1975, publicada en el BOE nº 44 del 20 de febrero del mismo año, dónde se regulan los trámites para la concesión de autorización de Centros de Iniciativas Turísticas y el Registro General de dichos Centros. Por tanto, el CIT tenía la obligación -interesada por Ley- de atender a los ciudadanos que buscaban información al respecto, no fue altruismo, ya que de lo contrario .-ha sucedido en los últimos años- no tendrían razón de ser, estar y disfrutar la prerrogativas como la que les concede Aluminio de Galicia.

Para entonces, ya preside el CIT, Don Francisco Rivera Casás, maestro titular de San Ciprián, y padre de Don Modesto Rivera Franco, que fue junto con el médico Julio López Roibal, los primeros en poner en marcha la fiesta dedicada a La Maruxaina, en la Atalaya de San Ciprián en 1958 con motivo de las Fiestas del Carmen, amenizado por el grupo de gaiteiros de Viveiro, "Brisas do Landro", con Pepe Randa y sus hijos, que más adelante serían los famosos "Píndaros". Para conmemorar aquella efeméride el médico Oftalmólogo, Juan Manuel López Roibal, realiza la primera obra plástica dedicada a la Maruxaina y el poeta popular Xosé Murados, les dedica una composición.

Evidentemente, el maestro Manuel Vázquez Tallón, fue el tercer presidente del CIT (no el primero), realizando una magnífica labor, entre otras gestiones, la de entrevistarse con el Director de la Banda Municipal de Música de Viveiro, señor Mariño, y pedirle colaboración para crear una coral. Accede el ilustre hijo de la villa de Ortigueira, enviando al que sería uno de los grandes músicos del territorio -gallego y mariñano- Hernán Naval Parapar. Por cierto, el año 2013, la nueva coral del CIT se niega a actuar en el Auditorio de la Casa de la Cultura de San Ciprián, aunque lo hizo en Burela.

Todo lo que digo es fruto de: mis orígenes familiares -gallego y mariñano- investigación en hemerotecas, Archivo Histórico Provincial, Archivo de la Diputación Provincial de Lugo; consulta con Don Alfredo Sánchez Carro, Ex Delegado de Información y Turismo de la Provincia de Lugo, lectura del libro "San Ciprián parroquia de Lieiro" de Barros Quelle, y del Maestro-mi maestro- "Enseñanza, mar y cultura en San Ciprián" de Don Francisco Rivera Casás".

Como verán los actuales directivos del CIT, muchos de ellos, o casi todos, por aquellas fechas fundacionales, ni se habían planteado su vecindad en lo que fueron Islas San Cyprianus, Puerto de las Reales Fábricas de Sargadelos, Puerto ballenero más antiguo del reino de Galicia. Sobre todas estas cuestiones del pasado que forman parte de nuestro orgullo patrimonial, como siempre a su disposición para ilustrarles.

Sobre progresías y manías a gentes que vienen a trabajar, sólo una cuestión. Tuve el honor de ser gallego emigrante trabajador en Castilla, Madrid, Cataluña, Canarias, Vascongadas y Asturias (occidente-Galicia hasta mediados del siglo XIX). Allí dónde estuve fui respetuoso con la cultura autóctona. Nunca se me ocurrió celebrar fiestas con empanada o filloas, que viene a ser el equivalente a celebrar nuestras romerías con "bollus preñados y sidra".

Añado que, cultura y libertad, son las muestras identitarias más claras del progreso. Por la libertad, estuve amenazado de muerte en la Euskadi de los descendientes de la costilla de Aitor.