Ribadeo solo autorizó 108 viviendas nuevas durante los últimos tres años

La Voz

A MARIÑA

08 sep 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

El Concello de Ribadeo sufre la parálisis del sector de la construcción no por motivos vinculados a la crisis económica ni al pinchazo de la burbuja inmobiliaria: lo hace por la falta de un planeamiento adecuado. Los promotores apenas pueden hacer movimientos en Ribadeo, ya que las licencias están suspendidas desde la aprobación inicial del nuevo plan, en el año 2008. Antes regían las normas del año 1977 y ahora si se eleva alguna propuesta al Concello se aplica la norma más restrictiva de ambas, lo que en la práctica supone que no se den apenas licencias, pues un plan no tiene nada que ver con el otro. La consecuencia es que desde el 1 de enero de 2007 hasta el 31 de julio de 2009, en Ribadeo solo se visaron y otorgaron licencias de obra para construir 108 viviendas, incluyendo las rehabilitaciones.

Esa es la cifra oficial que aporta el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia. En concreto, se visaron 71 viviendas en el año 2007; 27 en el 2008, y un total de diez en el primer semestre de este año.

Y esta será la tónica en tanto no se apruebe definitivamente el nuevo Plan Xeral. Las llamadas de los constructores apelando a la responsabilidad de la corporación municipal para que lo saquen adelante cuanto antes siguen cayendo en saco roto. En agosto los concejales no se reunieron ni una sola vez. En septiembre está prevista una única reunión, para seguir avanzando en el estudio de las más de mil alegaciones presentadas. En tanto los ediles se enzarzan en discusiones y debates que, sin duda, son de mucho menor calibre y trascendencia para el futuro de Ribadeo.

Otro problema para el alcalde, Fernando Suárez (BNG), es que carece de mayoría absoluta y tiene que contar con el apoyo de algún partido más para sacar adelante el plan. Ahora, conforme se afronta la parte final de la tramitación, Suárez teme que algún grupo intente sacar réditos políticos, oponiéndose por sistema a cualquier acuerdo. De hecho ya se han producido filtraciones a la prensa de informes que lo único que han contribuido es a enturbiar más el clima de negociación y a crear confusión entre la población respecto a cuándo se aprobará el plan.

La consecuencia directa de esta parálisis del urbanismo en Ribadeo es que mientras otros municipios crecen, Ribadeo -para bien o para mal- lo hace a un ritmo muy inferior. Ello repercute en los ingresos del Concello por licencias de obra. En el año 2008 apenas alcanzaron los 158.000 euros. Para este ejercicio incluso se ha presupuestado una cantidad inferior. Por el contrario en Barreiros en el año 2006, en pleno bum urbanístico, el Ayuntamiento ingresó 1.990.000 euros.

2.500 en una década

La paralización de la construcción en Ribadeo ha sido drástica. Desde el año 2000 se visaron proyectos para ejecutar o rehabilitar en el municipio más de 2.500 viviendas. De ellas, apenas un centenar, en concreto 108, se visaron desde el año 2007, prácticamente en los últimos tres ejercicios.

La situación del urbanismo ribadense es consecuencia de la anulación del PXOM de 1993 por una sentencia judicial debido a un error de forma en la tramitación. Ya en un informe de hace dos años el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia advertía de la situación de Ribadeo: «Soporta os efectos da anulación do PXOM de 1993 por sentenza xudicial, que obligou a retomar o Plan Xeral do ano 1977 e que está a permitir a edificación nos solos para os que o Plan do 93 preveía outro modelo de ordenación e usos. Evidentemente trátase dun Plan absolutamente inapropiado para responder á actual demanda de xeito que os seus efectos non son desexables para un municipio sendo urxente a aprobación do novo planeamento».