Cuando una aldea es el mejor hotel

AL SOL

Daniel R. Portela

En zonas como O Courel o Sarreaus funcionan estos complejos turísticos

05 ago 2017 . Actualizado a las 17:58 h.

Mientras Pedro e Isabel, de Sevilla, disfrutan con sus dos hijos en la piscina, un grupo de amigos de Alicante echa una partida y charla en el local social. A la vez, un matrimonio madrileño acude a refrescarse al río, una familia de Logroño descansa en el apartamento y una pareja de Zaragoza llega a las instalaciones. Es la tónica diaria que se vive en la aldea do Mazo, ubicada en un valle de O Courel. Estaba en ruinas, pero en 2008 fue comprada por un particular con la intención de recuperar su esencia. En 2009 empezó a rehabilitarla y en 2012 la inauguró.

Suso Fernández, un vecino de Antas de Ulla (Lugo) y que se dedicaba a la compra y venta y rehabilitación de casas rurales, es el encargado de esta iniciativa. Le propusieron reconstruir la aldea y convertirla en un complejo hostelero. Acabó aceptando. «Cando cheguei aquí non se vía nada debido ao seu estado de deterioro. Gustoume o espazo e a idea. Malia as súas dificultades decidín arriscarme. Merquei unha primeira casa sen ningunha pretensión pero despois adquirín o resto», explica el gerente de la aldea do Mazo.

Este complejo, que hoy atrae a huéspedes de toda España, fue antaño una aldea dedicada a la industria del hierro. Contaba con un mazo en el río que discurre por la zona -el denominado Pequeno-. Las tres viviendas en las que residían nuestros antepasados y los anexos que utilizaban para sus trabajos, son hoy reclamo turístico.