Una decisión arriesgada

El Concello trasladaría a los conductores la principal responsabilidad en el respeto a los Camiños Escolares al suprimir a los vigilantes, con un ahorro anual que se antoja mínimo