¿Un ron con chocolate?

Los maridajes excéntricos se imponen sobre las mezclas clásicas. El arte de combinar alimentos con bebidas espirituosas o con vino impone nuevas parejas de baile que rompen con lo establecido. La ginebra ya no se toma con limón sino con chocolate mentolado, y el vino dulce ha encontrado en el chocolate con leche a su pareja perfecta


{ }