El fuego obligó a cortar el tráfico