La Vuelta de la Supercopa, el reto del Barça