La décima no fue suficiente

El presidente del Madrid, Florentino Pérez, contrató a un pacificador para arreglar la fractura entre la plantilla y el cuerpo técnico de Mourinho, pero su exquisita educación con la prensa y su trato fraternal con los jugadores acabaron con el entrenador que devolvió al conjunto blanco su dominio europeo