Guerra a la competencia pública

Las compañías de ingeniería gallegas plantan cara judicial a la participación de empresas del Estado como Ineco o Tragsa en concursos públicos. Pretenden impugnar cualquier irregularidad