El sosiego que trajo la digitalización

Hispaplasti está transformando sus 5.000 metros cuadrados de nave en una factoría 4.0 que permite conocer en tiempo real todo sobre cada una de las 300.000 piezas que fabrica al año