¿Qué lleva el sándwich perfecto?

PARECE FÁCIL... Cuántas veces habremos quemado el pan intentando conseguir un tostado dorado y uniforme. Cuántas nos ha quedado el queso a medio camino del fundido deseado. Cuántas nos hemos pasado con el pringue (léase mantequilla, margarina, aceite de oliva o mayonesa) o lo hemos aguado con unas rodajas de tomate...

.

H ay mil variedades de este socorrido bocado que ha salvado tantas cenas de solteros y meriendas infantiles. Desde el clásico mixto de jamón y queso, hasta el vegetal, pasando por el club (de varios pisos), el de miga, y ya si nos ponemos internacionales, el croque monsieur ­­-con bechamel-, el madame -coronado por un huevo-, el americano con manteca de cacahuete y mermelada, la mítica francesinha portuguesa, o el inglés de pepino... Pero todos tienen algo en común: son ingredientes metidos entre dos rebanadas de pan, bien sea el industrial de molde, o -cada vez más en auge- casero con masa madre y de aspecto rústico. Se dice que lo inventó el conde de Montagu, inglés, allá por el siglo XVIII, para poder tener una mano libre con la que seguir jugando a las cartas a la vez que comía. Hay hasta un día dedicado al sándwich: el 3 de noviembre.

CADA MAESTRILLO...

Loli lleva casi tres décadas preparando sándwiches en la cocina de Sousantos, en A Coruña, adonde llegó desde su Corea del Sur natal (sí, la mujer que ven en la fotografía es Loli). En Galicia conoció al que sería su futuro marido, propietario del establecimiento, y aquí cambió su exótico nombre -Young Lee- (otro día se merece contar su historia) por otro más adaptado al entorno. En la carta disponen de once tipos, incluido el llamado 4 en 2, el Sajón y el especial de la casa con hamburguesa. ¿Su método?: untar margarina en las rebanadas y tostarlas a fuego medio en la plancha. La temperatura es la clave. Y aunque algunos prefieren esconder el queso entre el jamón, ella lo coloca en contacto directo con el pan. De distinta manera los preparan en el nuevo templo vigués del sándwich, el único establecimiento de Galicia especializado al 100% en este producto. Belén Bobo es la gerente de Botánica, cuya filosofía es hacer alta cocina con un plato aparentemente sencillo. Barnizan el pan -de centeno, espelta o chía- siempre con aceite de oliva y lo cocinan en un grill industrial. Su forma no es la típica cuadrada sino más alargada. El que más éxito está teniendo es el de tataki de atún, algas, mayonesa de wasabi, setas y naranja (se nos hace la boca agua). Los clientes tampoco hacen ascos al de pulpo con queso tetilla, cachelo y pimentón o al de rosbif con cebolla caramelizada. El recetario habla todos los idiomas: el americano lleva ¡cómo no! pavo y arándanos y el mejicano cochinita pibil y guacamole. Tienen panes especiales para intolerantes al gluten y si lo deseas, te preparan el sándwich para llevar.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Qué lleva el sándwich perfecto?