¿Qué suena en el chiringuito?

LA MÚSICA es el alma del chiringuito. Lo saben los más asiduos, pero también (y sobre todo) los encargados de la selección musical. Entre las listas de reproducción a pie de arenal no falta «Despacito», pero tampoco Novedades Carminha, ojo. Ni el chill out para relajarse en un ambiente único.

.

A Georgie Dann le ha salido competencia. Por lo menos en lo que a música de chiringuito playero se refiere. Pero, al contrario de lo que cree mucha gente, no todo es pachangueo y bachata. A las canciones bailables de siempre de las terrazas a pie de playa se unen algunas de las más populares y, cómo no, los éxitos del verano que acaba de comenzar. En la variedad está el éxito, y eso lo saben bien en el chiringuito Los Pinares, en la playa de A Madalena (Cabanas, A Coruña). Allí los títulos que no dejan de sonar este año son Súbeme la radio, de Enrique Iglesias, Me enamoré, de Shakira, Felices los 4, de Maluma, Volví a nacer, de Carlos Vives, o Perdimos el control, de Carlos Baute. Y, por supuesto, la reina del verano. «Despacito no puede faltar», dice José Manuel, responsable del local. Además, ojo al dato, en este chiringuito atienden peticiones populares. «El otro día vino una pandilla de treinta personas y nos pidieron La bicicleta», cuenta.

MÁS ALLÁ DEL REGUETÓN

Conscientes de que entre la clientela chiringuitera hay gustos de todo tipo, los hosteleros saben que no todo su hilo musical puede ser de estilo latino. «A lo largo de la tarde empezamos a poner chill out para que no se agobien los que están más cerca de los bafles. Y siempre metemos algo de música gallega, eso nunca puede faltar. El otro día, por ejemplo, trajimos a un grupo de gaiteiros», explica.

Más alternativo es el estilo musical del chiringuito La Espina, en la playa de Gandarío. A falta de uno, el establecimiento cuenta con varios disyoqueis que se encargan de amenizar las jornadas estivales en el cámping situado junto al arenal.

Entre la selección musical del pinchadiscos Susetedeluxe se encuentran sonidos relajados, aunque bailables, como Californian Light; de Childhood, Knock me out, de Vintage Trouble o, barriendo para casa, Te quiero igual, de Novedades Carminha. Una lista de reproducción llena de energía que permite a los clientes mantener una distendida conversación mientras disfrutan del sol, de un refresco o de una comida con buenas vistas.

Para Pablo Béjar, otro maestro de la mesa de mezclas, la apuesta para el chiringuito son los ritmos pausados entre el pop, el dance y el chill out, que acompañan a la perfección el ambiente mecido por el sol, el mar y la arena. Babylon, de David Gray; Sleepy Crusader, de Falqo; Let’s get slow, de Aeroplane, o Happy dreamer, de Laid Back, son algunas de sus opciones. Porque sí, en la playa se puede mover el esqueleto, pero hay vida más allá de Luis Fonsi, Ricky Martin o Daddy Yankee.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Qué suena en el chiringuito?