Partituras sin fronteras

De banda en banda, las primeras diez composiciones de este trompetista de Goián han recorrido ya la geografía gallega


Lleva la mitad de su vida pegado a una trompeta y en los últimos tres años, Andrés Álvarez se ha atrevido con la composición de sus propios temas. Empezó un poco por aburrimiento y ahora, con una decena de partituras a sus espaldas, ha decidido tomarlo en serio y ha comenzado la especialidad de Composición en el Conservatorio Profesional de Música de Vigo.

A los trece años comenzó a estudiar Trompeta y meses después comenzó a recorrer la geografía gallega con la banda de Goián. Su pasión por la música fue poco a poco llevándole hacia la composición y tras diez años estudiando en el conservatorio trompeta decidió finalizar sus estudios por la especialidad de Composición.

En su corta experiencia como compositor ya produjo diez temas, la mayoría, obras preparadas para ser interpretadas por bandas. Con el ordenador, la trompeta y el piano va creando sus propias melodías que después envía a una serie de amigos, casi todos directores de bandas de música gallegas, y que se encargan de que suenen en todo tipo de fiestas y actos. Sus partituras van de mano en mano y su autor nunca sabe hasta donde han podido llegar. «Por ahora, que yo sepa, ninguna partitura mía salió fuera de Galicia pero tampoco lo sé con certeza». De hecho, un día ya se quedó boquiabierto cuando caminaba por Príncipe y vio como una banda que actuaba en la calle estaba tocando una de sus piezas. Una de las diez composiciones que ha realizado hasta el momento Andrés ya ha sido editada y en la última edición del certamen de bandas que convoca la Diputación de Pontevedra su obra Gaudila , una de las primeras que compuso, era de interpretación obligatoria en una de las secciones a concurso.

Futuro incierto

Andrés se matriculó en la especialidad de Composición para ganar recursos y variedad en sus creaciones pero también con la intención de ampliar sus posibles salidas laborales dentro del mundo de la música. Aún así, como muchos de sus compañeros, ve el futuro muy negro. Las posibilidades de colocación de los músicos profesionales son pocas. A pesar de que en Galicia hay miles y miles de agrupaciones musicales y bandas, sólo existen dos o tres conjuntos profesionales. «Es vergonzoso que Vigo no tenga una banda municipal», se lamenta Andrés, aunque no es un problema aislado ya que tampoco esta mucho mejor la cosa si hablamos de orquestas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Partituras sin fronteras