Cisma en el PP por el pacto con Padín

Dimite un miembro de la ejecutiva de Tui y el presidente valora abandonar

.

tui / la voz

La moción de censura de Tui está dejando al Partido Popular sin la fuerza que tenía antaño en uno de sus grandes feudos electorales en la provincia y ha dividido a sus filas, al tener muy poca influencia en el nuevo gobierno pese a que cuenta con más concejales que el resto de formaciones. Uno de los nombres históricos del PP tudense, Manuel González Vázquez, que fue concejal durante varios mandatos del gobierno popular, ha presentado su dimisión por diferencias irreconciliables con la dirección provincial del partido e incluso se ha dado de baja como afiliado. En un escueto comunicado, destaca su «disconformidad con la forma de trabajar y la estrategia, a mi forma de ver equivocada, de enfocar los asuntos políticos municipales». Considera que por «coherencia política» era un paso necesario. Pero reconoce que el punto culminante de estos desencuentros fue la moción de censura, con la que no estaba de acuerdo.

Manuel González creó en el 2015 la formación Ciudadanos Tudenses, con la que se presentó a las elecciones y logró dos concejales. Se trataba de una escisión del PP. González decidió formar el partido por diferencias con los populares. Cuando Carlos Padín propuso la moción de censura, una de las condiciones era que todos los concejales que estuviesen en anteriores gobiernos del PP debían renunciar a su acta en la corporación para conseguir una renovación del centro-derecha. Pese a que González en un principio se negó, las presiones desde la dirección del PP llevaron a él, a Antonio Rocha y a José Manuel Sousa a dimitir. Manuel González, más conocido como Rato, se integraba entonces en la ejecutiva local del PP tras el congreso que llevó a José Ángel Taboada a la presidencia del partido. Rato se volvía a situar así como uno de los hombres fuertes del partido. Pero ha durado poco más de medio año. Pese a que de momento no ha querido confirmar nada, varias fuentes aseguran que quiere registrar la marca de Ciudadanos en Tui y presentarse a la alcaldía el próximo año bajo las siglas de la formación de Albert Rivera.

Su dimisión podría no ser la única en las filas populares. El propio presidente local del partido está barajando la posibilidad de abandonar su cargo al discrepar también con la dirección provincial. Especialmente, con la decisión de aceptar el veto que Carlos Padín ha impuesto al nuevo concejal popular, José Prada, que tomará posesión en el pleno del jueves. Taboada no se pronunciará hasta después de esa sesión plenaria, pero fuentes cercanas aseguran que ya ha decidido dejar su cargo.

Y los tres concejales que el PP tiene en el gobierno, por un motivo u otro, no tienen ningún futuro en las filas populares. El portavoz y concejal de Seguridad, Antonio Castro, es la nueva mano derecha del alcalde y, según fuentes del PP, «es un verso libre», y no acata ninguna de las directrices de la formación. Incluso ha logrado mantener la portavocía del partido pese a que Taboada quería imponer a José Prada, al que le quería dar algún cargo después de que el alcalde confirmase que no tendría ninguna delegación en el gobierno. El resto saben que, por una cosa u otra, no entran en el futuro proyecto.

Otro de los signos de la crisis que atraviesa el PP tudense es el hecho de que, a poco más de un año para las próximas elecciones municipales, todavía tengan un candidato a la alcaldía. Ninguno sus concejales actuales están entre los elegidos, y los nombres propuestos por Taboada fueron rechazados por la dirección provincial.

Votación
0 votos
Comentarios

Cisma en el PP por el pacto con Padín